'  '












 'BugTraq:   '





:

:


 

Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI

 

DECISIN DEL PANEL ADMINISTRATIVO

D. Carlos Javier Sobera de Prado v. RR y Jos Carlos Sobera Martin

Caso No. D2004-0539

 

1. Las Partes

La Demandante es D. Carlos Javier Sobera de Prado representada por Bufete Jurdico Lled & Asociados, Espaa, con domicilio en Vizcaya, Espaa.

La Demandada es RR y Jos Carlos Sobera Martin, con domicilio en Buenos Aires, Argentina, representada por Ramn Rubin (RR), M-DOMAINS, s.l., con domicilio en Madrid, Espaa.

 

2. El Nombre de Dominio y el Registrador

La demanda tiene como objeto el nombre de dominio <carlossobera.com>.

El registrador del citado nombre de dominio es Tucows.

 

3. Iter Procedimental

La Demanda se present ante el Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI (el “Centro”) el 21dejuliode2004. El 21 de juliode2004, el Centro envi a Tucows, via correo electrnico una solicitud de verificacin registral en relacin con el nombre de dominio en cuestin. El 21 de julio de 2004, Tucows envi al Centro, via correo electrnico, su respuesta confirmando que las personas que figuran como registrantes son RR y Jos C. Sobera Martn, proporcionando a su vez los datos de contacto de los contactos administrativo, tcnico y de facturacin. El 22 de julio de 2004, el Demandado solicit una informacin al Centro la cual fue enviada en esa misma fecha. El 23 de julio de 2004, se envi una prueba adicional correspondientes a los anexos A y B de la demanda original. En respuesta a una notificacin del Centro en el sentido que la Demanda era administrativamente deficiente, el Demandante present una modificacin a la Demanda el28dejuliode2004. El Centro verific que la Demanda junto con la modificacin a la Demanda cumplan los requisitos formales de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (la "Poltica"), el Reglamento de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (el “Reglamento”), y el Reglamento Adicional de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (el "Reglamento Adicional").

De conformidad con los prrafos 2.a) y 4.a) del Reglamento, el Centro notific formalmente la Demanda al Demandado, dando comienzo al procedimiento el12deagostode2004. De conformidad con el prrafo 5.a) del Reglamento, el plazo para contestar la Demanda se fij para el1deseptiembrede2004. El Escrito de Contestacin a la Demanda fue presentado ante el Centro el30deagostode2004. El Escrito de Contestacin contena msde12000 palabras, excediendo el lmite establecido por las reglas procesales aplicables, sin embargo en aras de la celeridad procesal y en garanta del derecho de defensa, de manera excepcional, este Panel evaluar en su totalidad el Escrito de Contestacin presentado.

El Centro nombr a Daniel Pea como miembro nico del Grupo Administrativo de Expertos el da 2 de septiembrede2004, recibiendo la Declaracin de Aceptacin y de Imparcialidad e Independencia, en conformidad con el prrafo 7 del Reglamento. El Experto nico considera que su nombramiento se ajusta a las normas del procedimiento.

El Panel Administrativo profiri el14deseptiembrede2004 un auto procedimental encaminado a que las partes aportaran al proceso pruebas respecto de los siguientes hechos: (a) Prueba documental de la identidad/existencia de los seores Carlos Javier SOBERA DE PRADO y Jos Carlos SOBERA MARTIN en la que conste el nombre completo de cada uno de ellos, (b) prueba de la ocupacin o ramo de actividades del Demandado; (c) Prueba del estado actual de la solicitud de registro de la marca CARLOS SOBERA, solicitada por el Demandante, con constancia de la fecha de presentacin y la etapa en la cual est actualmente el trmite. Cada una de las partes present documentacin en respuesta al auto procedimental.

 

4. Antecedentes de Hecho

El Demandante, Sr. Carlos Sobera, desde hace varios aos es un personaje pblico en su pas de origen Espaa como consecuencia de sus mltiples actividades como actor y presentador de televisin.

Existe un uso del nombre de dominio en disputa que no hace referencia a las actividades del Demandante sino que tiene contenidos diversos, entre ellos los de prestacin de servicios de diversa ndole e incluso la posibilidad de venta del dominio.

En los dems hechos relevantes existe controversia entre las partes respecto de su alcance, ocurrencia y temporalidad.

Las partes han discutido en el propio procedimiento si han recibido los documentos de la demanda y de la contestacin as como los documentos adicionales. Luego de revisado todo el expediente el Panel considera que se ha respetado el derecho de defensa y se ha aplicado el procedimiento previsto en la Poltica en cumplimiento del principio del debido proceso.

 

5. Alegaciones de las Partes

A. Demandante

“El Demandante es una persona fsica, D. Carlos Javier Sobera de Prado, conocido en Espaa, Andorra y Sudamrica artsticamente bajo el nombre de Carlos Sobera. En la actualidad, el reclamante es un show-man, productor y actor consagrado, habiendo adquirido la condicin de “estrella”.”

“Los comienzos de Carlos Sobera se sitan en la dcada de los 80 en el mbito de la labor teatral, pero es en los 90 cuando comienza a ser conocido por el “gran pblico” al trabajar como guionista, show-man y actor para el grupo EiTB, primer grupo de comunicacin del Pas Vasco - con cuatro cadenas de televisin y cinco emisoras de radio -. Su labor no pasa desapercibida, y comienza a prestar sus servicios para la segunda cadena de la Televisin Pblica Espaola, as como para la cadena privada estatal Telecinco.”

“Es precisamente en esta casa, en la que se consagra decisivamente como show-man televisivo al presentar la versin espaola del programa de origen australiano y famoso a nivel internacional “Quiere ser millonario? 50 x 15”; con este concurso de preguntas y respuestas, emitido en prime time, y con grandes dosis de simpata y humor conquista definitivamente los hogares de Espaa, no pasando inadvertido tampoco para la crtica especializada, ya que ha cosechado diversos premios al mejor comunicador y presentador, gracias a l.”

“El contenido de esta pgina web, afecta negativamente a este artista pues entre sus contenidos se halla informacin de contactos de carcter sexual y otro tipo de asuntos tales como cursos de formacin, informacin sobre prstamos, informtica, moda, etc. que puede inducir a los internautas a contratar servicios de empresas en la falsa creencia de que son avalados por una persona de la talla de Carlos Sobera cuando, en realidad, eso no se corresponde en absoluto con la verdad.

“Pese a no disponer de marca registrada que coincida con su nombre personal aunque se ha tramitado solicitud al efecto ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas, el presente caso se encuentra en el mbito de la Poltica, por aplicacin de mltiples decisiones previas del Centro en situaciones similares, en las que se han protegido las denominadas marcas de hecho.”

B. Demandado

“El Demandante no es mundialmente conocido, no es una estrella, quizs pueda ser conocido a nivel regional, en localidades reducidas, ni siquiera es tan conocido entre los habitantes de su pas,Espaa , su supuesta popularidad pudo ser temporal: entre los 40 millones de espaoles, o a los ms de 300 millones de personas residentes en Sudamrica, comprobaran seguramente que este seor, D. Carlos Javier Sobera de Prado, tiene un bajsimo ndice de “persona conocida”, por lo que no se puede considerar “estrella”, ni “famoso” a nivel mundial.”

“Una persona humilde, normal, tiene el mismo derecho a usar los nombres de dominios que otra persona que dice ser exageradamente famosa. La Constitucin espaola y la argentina dicen claramente que todos tenemos los mismos derechos. Ante la Carta Magna, ningn organismo, ni ninguna persona, puede elevarse.”

“La web "http://www.carlossobera.com" ha estado durante un tiempo en construccin, y durante un tiempo reducido, de febrero a junio del 2004, la empresa donde estaba hospedada el dominio redireccionaba a su “home” dicho website, y en la “home” de dicha empresa aparecen links propios suyos ,de diversos temas,de los cuales nosotros no tenemos ninguna responsabilidad, en ningn momento el website tuvo contenido sexual, o de prstamos.”

“La parte Demandante no tiene construda ninguna pgina web oficial, ni vende productos suyos, ni ofrece servicios comerciales a las personas. Es una persona fsica, no una marca, y como tal, lo normal sera que registrara los dominios con extensin “.es”, “.tv”.”

“El Demandante se llama Carlos Javier Sobera, no se llama Carlos Sobera. Nuestro dominio tiene extensin “.com”, no tiene extensin “.es”, especfica para Espaa, ni extensin “.tv”, especfica para las personas que aparecen en televisin.”

“En ningn momento se crea confusin, ya que D. Carlos Javier Sobera de Prado no es conocido a nivel mundial, slo es conocido a nivel muy local, a nivel de un lugar muy reducido.”

“El Demandante ha esperado 3 aos y medio desde el registro para interponer una demanda.”

 

6. Debate y conclusiones

El Panel se limitar a analizar los hechos y argumentos pertinentes para determinar los derechos de las partes a la luz de los supuestos de la Poltica, apartndose, por ende, de todo lo que se considere accesorio o sea pertinente para otro tipo de procesos judiciales o administrativos.

La Poltica es un instrumento jurdico de alcance universal cuya finalidad es resolver controversias entre titulares de derechos de propiedad intelectual, bajo los supuestos de la Poltica, y personas o empresas que hayan registrado nombres de dominio. Por tal razn, teniendo en cuenta que en este caso, dada la multiplicidad de jurisdicciones de los sujetos involucrados en el presente caso, no es posible la aplicacin de una ley diferente se aplicar para decidirlo exclusivamente la Poltica as como los principios de derecho internacional pertinentes.

A. Identidad o similitud hasta el punto de causar confusin

El Panel considera que la evaluacin del primer requisito en el presente caso, debe partir de la determinacin de si una expresin no registrada como marca puede ser fundamento suficiente para cancelar un dominio bajo la Poltica.

La expresin “carlos sobera” que constituye la parte distintiva del dominio en disputa corresponde al nombre de una persona famosa en Espaa. Este Panel no entrar a discutir si el Demandante es ms o menos famoso o el xito o fracaso actual de su carrera profesional, simplemente se limita, de acuerdo con el material probatorio aportado por ambas partes, a definir que el seor Carlos Sobera es una persona pblica con renombre y conocida en el negocio del entretenimiento.

El texto de la Poltica y varias decisiones jurisprudenciales que la han aplicado a casos concretos, citadas por el Demandante en su escrito de demanda, indican que no existe en relacin con el requisito primero la exigencia especfica de una marca registrada sino que es posible una interpretacin ms amplia en el sentido de proteger signos distintivos que estn asociados con actividades profesionales pblicas de individuos que por el reconocimiento que alcanzan son objeto de registros de nombres de dominio sin su consentimiento y que pueden afectar su imagen comercial.

Esta interpretacin es basada en el propio texto de la Poltica y en la finalidad de la misma buscando un equilibrio en cada caso concreto entre el titular del signo que cumple la funcin distintiva de una marca y el titular del dominio. Debe tenerse en cuenta que esta interpretacin de la Poltica depende de las circunstancias de cada caso concreto y de la evaluacin que se haga del cumplimiento de todos los requisitos de la Poltica en ese contexto determinado. Para este Panel, el alcance de la Poltica esta definido por su texto pero tambin la finalidad que tiene y por el mbito de aplicacin a sus normas que han dado las distintas decisiones de los Paneles.

De acuerdo con lo anterior es posible afirmar que la proteccin a las marcas por la Poltica no se limita a marcas registradas sino que abarca marcas protegidas y que la proteccin de las marcas para efectos de la Poltica incluye expresiones que representan nombres profesionales y pblicos que hayan alcanzado un grado de renombre como es el caso Demandante en el presente caso.

Examinadas las diversas pruebas y argumentos de las partes, el Panel afirma que el dominio <carlossobera.com> al reproducir ntegramente la marca de hecho CARLOS SOBERA viola la distintividad alcanzada por esta marca protegida, para efectos de la Poltica, como consecuencia del uso pblico de la expresin Carlos Sobera en las distintas actividades del Demandante que han trascendido su esfera privada. La intencin del Demandante de proteger su nombre como marca ha sido materializada en la solicitud de marca aportada con la Demanda y en los documentos anexos presentados con motivo de la Orden Procedimental No 1.

El Panel considera que se ha cumplido el primer requisito de la Poltica

B. Derechos o intereses legtimos

El Panel considera que, siendo este un caso en el cual se va a aplicar una interpretacin sistemtica y finalista de la Poltica, deben tenerse en cuenta de manera particular los intereses de ambas partes y determinar su legitimidad.

Es indudable que el Demandante tiene un inters legtimo para ser el titular de un nombre de dominio que reproduce su nombre artstico y pblico. Las pruebas presentadas por la Demandante acreditan su inters legtimo para tener la titularidad y el uso exclusivo de ese nombre de dominio.

El nombre de uno de los Demandados en este proceso es Jos Carlos Sobera. Este nombre coincide con el nombre de dominio en disputa. El Panel en la Orden Procedimental No 1 indag sobre la existencia y actividades de este Demandado por considerar fundamental la comprobacin del posible inters legtimo del mismo. Ni de las pruebas presentadas con la contestacin de la demanda ni de la respuesta a la Orden Procedimental No 1 se aprecia una prueba que sea satisfactoria de acuerdo con lo estipulado en la Poltica para mantener el dominio que est en discusin.

El Panel no est en posicin de determinar si, como fue alegado por el Demandante, el Seor Jos Carlos Sobera no existe y el documento enviado como respuesta a la Orden Procedimental No 1 es total o parcialmente falso. Estos hechos podran ser objeto de otro tipo de acciones judiciales pero no le competen a este Panel ms all de su consideracin como indicios y su valoracin en conjunto con otros hechos y pruebas. Sin embargo, lo que es evidente para este Panel es que la escasa presencia en la web y la actividad privada del Demandado no justifican un inters legtimo para mantener un dominio como es el dominio en disputa que est orientado sobretodo a actividades comerciales o por lo menos actividades que trasciendan la rbita estrictamente privada.

El Panel para decidir la aplicacin de este requisito a favor de alguna de las partes considera en el marco de la Poltica una valoracin probatoria y fctica entre un personaje pblico con intereses legtimos y una persona privada que junto a otros particulares ha registrado un nombre de dominio. Por un lado, el Demandante ha dado muestra suficiente de actividades profesionales con un contenido comercial y pblico que justifican retomar un dominio que coincide con su nombre profesional, sin que los Demandados acreditaran un uso pblico serio del nombre de dominio ni mucho menos un uso pblico que justifique mantener la titularidad del mismo.

El Panel considera que el inters legtimo del Demandante est probado y prima en este caso cumplindose, en consecuencia, con el segundo requisito de la Poltica.

C. Registro y uso del nombre de dominio de mala fe

Este proceso ha sido marcado por una extensa discusin entre las partes con argumentaciones y acusaciones cruzadas sobre la localizacin efectiva de las partes, los datos e informacin personal de estas, los intereses en discusin e incluso sobre la existencia de alguna de las partes. Tambin se han discutido por las partes, las circunstancias particulares que justificaran para el Demandante tomar el registro de dominio y para el Demandado.

Para el Panel, la valoracin ponderada de todas las pruebas presentadas por ambas partes permite afirmar que el Demandado ha querido beneficiarse del reconocimiento pblico del nombre del Demandante y que con gran habilidad ha utilizado ciertas falencias que tiene el sistema de registro de nombres de dominio en cuando a la certeza y seguridad que este otorga para tener un dominio y mantenerlo sin una verdadera justificacin frente al inters legtimo del Demandante de ser titular del mismo.

Habiendo revisado los argumentos de ambas partes y las pruebas aportadas, el Panel lleg al convencimiento de que el registro y uso del nombre de dominio por el Demandado est enmarcado en circunstancias que evidencian que existe un nimo de utilizacin y aprovechamiento del nombre del Demandante conocido en el medio artstico espaol.

La posibilidad de obtener un lucro por el dominio en el sitio de Internet no fue respondida eficazmente por el Demandado ni tampoco se puede considerar que el Demandante deba o pueda adquirir nombres de dominio de otro nivel como alternativa para resolver este conflicto. Las alegaciones del Demandante sobre la evaluacin del xito o fracaso del Demandado no son relevantes para el Panel cuya decisin se basa en el suficiente reconocimiento pblico del seor Carlos Sobera que justifica su proteccin mediante la Poltica.

En suma, a pesar de que el Demandado goz de las oportunidades procesales necesarias para poder desvirtuar el alegato y las pruebas presentadas por la Demandante en relacin con la mala fe, en el registro y en el uso, no logr su cometido y en consecuencia, este Panel declara que se han cumplido los supuestos del tercer requisito de la Poltica.

 

7. Decisin

Por las razones expuestas, en conformidad con los prrafos 4.i) de la Poltica y 15 del Reglamento, el Grupo de Expertos ordena que el nombre de dominio <carlossobera.com> sea transferido al Demandante.


Daniel Pea
Experto nico

Fecha: 14 de octubrede2004

 

: https://internet-law.ru/intlaw/udrp/2004/d2004-0539.html

 

:

 


 

:

:





!

, , .

, .