'  '












 'BugTraq:   '





:

:


Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI

 

DECISIN DEL PANEL ADMINISTRATIVO

Sindic de Greuges de Catalunya contra D. Luis Toribio Troyano

Caso No. D2005-0497

 

1. Las partes

Demandante: Sindic de Greuges de Catalunya, Barcelona, Espaa, representada por Doa Elia Sugraes Coca, domiciliada en Barcelona, Espaa.

Demandada: D. Luis Toribio Troyano, con domicilio en Sant Pre de Ribes, Barcelona, Espaa.

 

2. Los Nombres de Dominio y el Registro

La presente demanda tiene como objeto los nombres de dominio, <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org>.

La entidad registradora de los citados nombres de dominio es Registration Technologies, Inc., con domicilio en 400 Putnam Pike, Suite D, #203, Smithfield, Rhode Island 02917-2442, Estados Unidos de Amrica.

 

3. Iter procedimental

3.1. Una demanda, de acuerdo con la “Poltica Uniforme de Solucin de Controversias en materia de Nombres de Dominio”, en lo sucesivo denominada “Poltica Uniforme”, adoptada por ICANN el da 24deoctubrede1999, y de acuerdo con el Reglamento adoptado tambin por ese Organismo para desarrollo de esa “Poltica Uniforme”, en lo sucesivo “el Reglamento “, fue presentada ante el Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI, en lo sucesivo “el Centro de Arbitraje”, el da 6 de mayode2005, por correo electrnico, confirmndose en formato papel el9demayode2005.

3.2. Tras haber subsanado el Centro de Arbitraje algunos problemas con las seas de contacto del demandado (al parecer incompletas en los datos de los dominios controvertidos), el demandado procedi a dar contestacin a la demanda mediante escrito fechado el21dejuniode2005 y recibido por el Centro de Arbitraje el23dejuniode2005.

3.3. Mediante comunicacin de 4 de juliode2005 se designa como experto a D.LuisH de Larramendi como panelista nico, a quien se da traslado del expediente completo.

 

4. Antecedentes de hecho

4.1. Los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org> fueron registrados el2dejuliode2004 a nombre del demandado Luis Toribio Troyano (quien en los datos del dominio <sindicdegreuges.org> aparece mencionado como Luis Troyano), encontrndose en vigor.

4.2. A travs de los nombres de dominio controvertidos se accede a un sitio que contiene declaraciones en favor de la Asociacin de Vctimas del Terrorismo y que hace referencia a diversas reclamaciones y actividades de protesta emprendidas por el demandado, quien se identifica facilitando sus datos personales.

4.3. La demandante, Sindic de Greuges de Catalunya, es una institucin de carcter pblico perteneciente a la Administracin de la Generalitat de Catalua (rgano de gobierno de la Comunidad Autnoma espaola de Catalua) creada legalmente para tutelar y defender los derechos fundamentales y libertades pblicas de los ciudadanos. Se trata, en definitiva, de la figura que en Derecho nacional espaol se denomina “Defensor del Pueblo”, y que tambin recibe distintas denominaciones en otras Comunidades Autnomas espaolas, como el “Justicia de Aragn” en dicha Comunidad, el “Ararteko”, en la Comunidad Autnoma Vasca, etc.

 

5. Pretensiones de las partes

5.1. Demandante

La demandante establece en su escrito:

- Que el Sindic de Greuges de Catalunya es una institucin de carcter pblico creada mediante Ley 14/1984, de 20 de marzo, de conformidad a los previsto en el artculo 35 del Estatuto de Autonoma de Catalua para desempear las atribuciones que tradicionalmente realiza la figura del “Defensor del Pueblo”.

- Que con fecha 14 de abrilde2005 la demandante remiti al demandado un burofax exigindole que transfiriese los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org> a la parte actora, requerimiento que fue devuelvo al haber sido remitido a una direccin insuficiente, no obstante coincidir tal direccin con la designada por el propio demandado en los datos de los nombres de dominio objeto de controversia.

- Que los nombres de dominio coinciden con la denominacin oficial de la demandante, Sindic de Greuges, denominacin bajo la que desempea de forma pblica y notoria su funcin y que es ampliamente conocida por los habitantes de la Comunidad Autnoma de Catalua, en la que reside el demandado.

- Que, pese a que la demandante carece de registros de marca referidos a su denominacin, ha adquirido un derecho de marca sobre la misma como usuario de un signo notorio, recordando al efecto que la legislacin espaola vigente otorga proteccin a las marcas notorias no registradas y que en la misma lnea muchas de las resoluciones dictadas por el Centro de Arbitraje de la OMPI con fundamento en la Poltica Uniforme han reconocido la proteccin a las denominaciones notorias no registradas.

- Que el demandado carece de legitimidad para ser titular de los nombres de dominio controvertidos al identificar la denominacin Sindic de Greuges de forma notoria a la parte actora y al remitir los nombres de dominio a la pgina web del demandado, que adems contiene numerosas alusiones negativas a diversas instituciones pblicas, sin que el apoyo a la lucha antiterrorista que se manifiesta en la pgina web sea argumento suficiente de legitimacin.

- Que existi mala fe por parte del demandado en el registro y en el uso de los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org>, habida cuenta de que, como residente en Catalua, el demandado era plenamene conocedor de la institucin del Sindic de Greuges y que adems ha registrado los nombres de dominio con el fin de perturbar la actividad de la institucin del mismo nombre.

- Que una prueba de la mala fe del demandado es el hecho de que haya registrado otros nombres de dominio que reproducen otras marcas notorias o denominaciones relacionadas con actividades de las instituciones pblicas catalanas, hasta el punto de que distintas decisiones del Centro de Arbitraje han decidido la transferencia forzosa de tales nombres de dominio.

Por todo ello, la demandante solicita que le sean transferidos los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org>.

5.2. El demandado

En su contestacin a la demanda el demandado establece:

- Que rechaza al demandante Sindic de Greuges de Catalua como representante del Defensor del Pueblo, porque no cumple los estatutos para los que fue creado.

- Que el demandado es objeto de persecucin y represalias por parte de la demandante.

- Que, mientras la parte actora no es titular de marcas registradas, el demandado s es titular de registros de marca espaoles de denominacin, “LEGITIMIDAD” y “ZERO PATATERO”.

- Que el demandado registr los dominios objeto de la controversia porque estaban libres, pagando su correspondiente coste de registro, de forma totalmente legal y usual, y que adems los utiliza para dos buenas causas, como son (1) avisar del peligro que para los ciudadanos representan algunas personas responsables de empresas pblicas de la Generalitat de Catalua y (2) informar del compromiso de todos los ciudadanos del reconocimiento de las vctimas del terrorismo.

- Que la parte actora est actuando con manifiesta mala fe al remitir su burofax y la demanda a una direccin incorrecta, cuando por comunicaciones anteriores entre las partes conoca perfectamente el verdadero domicilio del demandado.

- Que debe declararse que la parte actora incurre en “reverse domain name hijacking” al actuar de forma abusiva tratando de sustraer los nombres de dominio controvertidos a un titular que los utiliza de buena fe.

 

6. Debate y conclusiones

6.1. Cuestiones preliminares

El prrafo15.a) del “Reglamento” encomienda al panel la decisin de la demanda sobre la base de:

- las manifestaciones y los documentos presentados por las partes,

- lo dispuesto en la “Poltica Uniforme” y en el propio “Reglamento”, y

- de acuerdo con cualesquiera reglas y principios del derecho que el panel considere aplicables.

Teniendo en cuenta la comn residencia en Espaa de demandante y demandado son de especial atinencia, junto con las reglas de la “Poltica Uniforme”, las leyes y principios del derecho nacional espaol.

Por otra parte, por el mismo motivo, el Panel ha decidido dictar la presente resolucin en espaol, idioma en el que tambin las partes han formulado sus correspondientes escritos.

6.2. Examen de los presupuestos para la estimacin de la demanda contenidos en el prrafo4.a) de la Poltica Uniforme.

Estos son:

- que el nombre de dominio registrado por el demandado sea idntico, u ofrezca semejanza que produzca la confusin, con una marca de productos o servicios sobre la que el demandante tenga derechos, y

- que el demandado carezca de derecho o inters legtimo en relacin con el nombre de dominio, y

- que el nombre de dominio haya sido registrado y usado de mala fe.

6.2.1. Semejanza entre el nombre de dominio y las marcas

La demandante no es titular de ningn registro de marca sobre su denominacin Sindic de Greuges, por lo que en primer lugar ser necesario determinar si pese a ello ostenta un derecho de marca como usuario de un signo conocido que pueda calificarse como marca notoria.

En efecto, las marcas notorias no registradas se encuentran protegidas en Espaa en virtud del artculo 6 bis del Convenio de la Unin de Pars, al que expresamente se remiten adems tanto la vigente Ley de Marcas espaolade2001 como el Reglamento 40/1994 sobre la Marca Comunitaria.

Asimismo, hay que sealar que las decisiones del Centro de Arbitraje han otorgado en numerosas ocasiones proteccin a marcas notorias y denominaciones oficiales de instituciones que, si bien no haban sido registradas, merecan proteccin como marca en virtud de la legislacin nacional aplicable.

En este sentido, la demandante ha acreditado que la institucin Sindic de Greuges goza de un claro carcter notorio en la regin de Catalua, domicilio comn de las partes, y que la presencia de dicha denominacin en la vida pblica catalana, medios de comunicacin, etc. es continua. Es ms, del propio contenido de la pgina web del demandado se deriva un reconocimiento expreso de su conocimiento sobre dicha institucin, pues precisamente se contienen crticas expresas al funcionamiento del Sindic de Greuges.

Un supuesto muy semejante fue el evaluado en el caso OMPI No. D2003-1004, Generalitat de Catalunya v. Luis Toribio Troyano (el mismo demandado). En el mismo, el Experto seal lo siguiente:

“Al respecto, entiende el Panel que negar el carcter notorio, extendidamente conocido, de la institucin de la Generalitat de Catalunya (el demandante) sera tanto como negar el carcter reconocido, el general conocimiento que del Gobierno espaol pueda tener un individuo medianamente formado residente en Espaa, o el de cualquiera de los rganos ejecutivos o legislativos existentes en cada una de las Comunidades Autnomas de Espaa para sus respectivos residentes. En este sentido, entiende el Panel que resulta incongruente alegar, como hace el Demandado, que un residente en Catalua no conoce la institucin de la Generalitat, habida cuenta de las inversiones efectuadas por la misma y su presencia institucional en la sociedad y en la actividad general de Catalua. Por consiguiente, el Panel considera que la Generalitat de Catalunya desarrolla una actividad notoria, sobre la base de esa denominacin, la cual, por lo tanto, adquiere el carcter de marca notoria.”

Tambin en este caso, dada la notoriedad en Espaa, y en particular en Catalua, de la institucin Sindic de Greuges, es obligado reconocer a la demandante un derecho de marca sobre dicha denominacin.

Partiendo de tal premisa, es evidente que concurre el primero de los requisitos establecidos en el prrafo 4.a.i) de la Poltica Uniforme, pues existe una identidad entre la marca Sindic de Greuges y los nombres de dominio controvertidos.

6.2.2. Posible existencia de derechos o intereses legtimos a favor del demandado titular del nombre de dominio objeto de este procedimiento

Es inadmisible la afirmacin del demandado en el sentido de que registra los nombres de dominio porque estn libres, lo que significa que a nadie le interesan, y paga su correspondiente coste de registro. Como se seala en la decisin dictada en el caso OMPI No.D2000-0018, Banco Espaol de Crdito, S.A. v. Miguel Duarte Perry Vidal Taveira, la aceptacin de tal afirmacin implicara hacer supuesto de la cuestin, y lgicamente dejara sin razn de ser la existencia de la Poltica Uniforme.

Tampoco acredita la existencia de derechos o intereses legtimos por parte del demandado su afirmacin de que utiliza los nombres de dominio para “dos buenas causas”, como son avisar del peligro que representa para los ciudadanos el que haya incompetentes en un puesto de Director General de una empresa pblica e informar del compromiso que todos tenemos con las vctimas del terrorismo (en las palabras propias del demandado), pues estos fines, por muy plausibles que puedan ser, no justifican la utilizacin como nombres de dominio de una denominacin que identifica a una institucin pblica ajena al demandado. Al respecto es preciso sealar que este procedimiento no puede pronunciarse sobre el contenido de las pginas web, sino nicamente sobre si resulta aceptable la utilizacin de los nombres de dominio controvertidos.

En efecto, no corresponde a este Experto valorar el contenido de la pgina web del demandado, pero en cualquier caso el legtimo (y hasta necesario en una democracia sana) derecho de crtica y la libertad de expresin no legitiman la utilizacin como nombre de dominio de una denominacin que para la generalidad del pblico identifica a otra persona o entidad, mxime si sta es una institucin pblica como la demandante.

Como se recordaba en la decisin dictada en el caso OMPI No. D2001-0570, Fadesa Inmobiliaria, S.A. v. Flemming Madsen:

“No es funcin de este procedimiento la de establecer lmites a la libertad de expresin y de crtica del demandado. Tal labor debe ser efectuada por otras instituciones, como el Juzgado espaol que est conociendo de la controversia penal entre ambas partes y con base en normas distintas de las que rigen este procedimiento. Sin embargo, es claro que el legtimo ejercicio del derecho a la libertad de expresin no justifica en absoluto la adopcin de un nombre de dominio idntico a la marca notoria de un tercero, con el riesgo consiguiente de que los usuarios de Internet se vean inducidos al error de considerar que el nombre de dominio en cuestin designa el sitio web del titular de la marca.”

En la misma lnea, en la resolucin OMPI No. D2000-0299, Marty and Pat Roberts, Inc. v. Bill Keith, se establece:

“...El derecho a expresar los propios puntos de vista no es lo mismo que el derecho a usar el nombre de otro para identificarse uno mismo como la fuente de estos puntos de vista. Uno puede ser perfectamente libre de expresar sus puntos de vista acerca de la calidad o caractersticas de la informacin del New York Times o de la revista Time. Eso no se traduce, sin embargo, en un derecho a identificarse uno mismo como el New York Times o la revista Time.”

“Cuando un usuario de Internet busca la marca del demandante, encontrar la direccin del sitio del demandado. No hay nada en el nombre de dominio que indique que el sitio est dedicado a criticar al demandante, aun cuando esta crtica es evidente cuando se visita el sitio del demandado. Al usar la marca del demandante, el demandado desva trfico de Internet hacia su propio sitio, privando por ese medio al demandante de visitas de usuarios de Internet.”

Por ltimo, cabe sealar que los registros de marca cuya titularidad acredita el demandado se refieren a denominaciones que no guardan ninguna relacin con los dominios impugnados.

En definitiva, el demandado no ha acreditado la existencia de derechos o intereses legtimos para adoptar los nombres de dominio objeto de controversia, por lo que se considera que tambin concurre el segundo de los requisitos contenidos en el prrafo4.a de la Poltica Uniforme.

6.2.3. Posible existencia de mala fe en el registro y uso del nombre de dominio controvertido

Como se ha sealado, la demandante ha acreditado que el Sindic de Greuges es una institucin conocida en Catalua. Del mismo modo, del propio contenido de la pgina web del demandado se desprende el reconocimiento de tal circunstancia.

Asimismo, ha quedado acreditado que el demandado est utilizando los nombres de dominio con el fin de criticar de forma muy rotunda a diversas instituciones y empresas pblicas, entre las que se encuentra la propia demandante. De todo ello se desprende con absoluta claridad que el demandado registr los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org> con el fin de alojar un sitio web de contenido crtico y denigratorio para la demandante, evitando con ello al mismo tiempo que la propia parte actora pudiera registrar los correspondientes nombres de dominio, que naturalmente le corresponderan al ser notoriamente conocido como Sindic de Greuges. Como se sealaba en la decisin dictada en el caso OMPI No. D2001-0570, Fadesa Inmobiliaria, S.A. v. Flemming Madsen, antes mencionado:

“Por ello, y como igualmente se seala en la repetidamente citada decisin, se cumple igualmente la circunstancia contenida en el pargrafo 4.b.iv de la Poltica Uniforme, por cuanto la adopcin del nombre de dominio idntico con la marca del demandante, denominacin con la que ste adems es conocido, implica la intencin deliberada de derivar a internautas que busquen precisamente a la demandante a un sitio web propio del demandado que se est utilizando activamente en perjuicio del demandante. En este sentido, aunque no concurra un nimo de lucro “directo” por parte del demandado, es obvio que la utilizacin del nombre de dominio controvertido busca el deliberado propsito de perjudicar comercialmente a la demandante, circunstancia negativa que a juicio de este Panel resulta perfectamente equivalente al nimo de lucro presente en la redaccin del citado pargrafo 4.b.iv de la Poltica Uniforme.”

Tambin cabe mencionar sin duda como prueba de la mala fe en la que incurre el demandado la circunstancia de que el Centro de Arbitraje ya ha dictado varias decisiones en su contra reconociendo la existencia de ciberocupacin, entre las que pueden citarse las decisiones dictadas en el caso No. D2002-1096 <barcelonactiva.com>, D2003-0438 <aguasdebarcelona.biz> o D2003-1004<generalitatdecatalunya.net>. Ello implica la concurrencia indudable de la circunstancia acreditativa de la mala fe que recoge el prrafo 4.b.ii de la Poltica Uniforme, al existir de forma clara una conducta habitual del demandado en la misma lnea que ya ha ocasionado incluso diversas decisiones en su contra.

Por lo dems, las alegaciones desarrolladas por el demandado acerca de una supuesta modificacin del nmero de cdigo postal por el demandante en sus comunicaciones, -que, a su entender, pondran de manifiesto una evidente mala fe de la parte actora- resultan en realidad irrelevantes para el fondo del asunto, pues en definitiva el Centro de Arbitraje ha adoptado todas las medidas necesarias para que el demandado tuviera pleno conocimiento de la demanda, y de hecho el demandado ha presentado un escrito de contestacin a la demanda ampliamente documentado en el que efectivamente ha tenido ocasin de ejercitar su derecho de defensa.

Por ello, el Panel considera igualmente acreditada la concurrencia de mala fe en el registro y uso de los nombres de dominio objeto de controversia.

 

7. Decisin

El Panel decide, por todas las razones expuestas anteriormente, que los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org> son confundibles con las marcas del demandante, que dicho registro se produjo sin existir derecho o inters legtimo alguno, y que el registro y uso de dicho nombre de dominio ha sido llevado a cabo de mala fe.

En consecuencia, el Panel ordena la transferencia de los nombres de dominio <sindicdegreuges.com> y <sindicdegreuges.org> a la demandante, rechazando lgicamente la pretensin del demandado de que existe “reverse domain name hijacking”.


Luis H. de Larramendi
Panelista nico

18 julio 2005

 

: https://internet-law.ru/intlaw/udrp/2005/d2005-0497.html

 

:

 


 

:

:





!

, , .

, .