'  '












 'BugTraq:   '





:

:


Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI

 

DECISIN DEL PANEL ADMINISTRATIVO

Fundacin Prncipe de Asturias v. Salvador Sabater - Ciberwork

Caso No. D2005-1327

 

1. Las Partes

La demandante es Fundacin Prncipe de Asturias con domicilio en Oviedo, Espaa representada por Ura & Menndez, Espaa (en adelante, la Demandante).

El demandado es D. Salvador Sabater - CIBERWORK, con domicilio en Girona, Espaa (en adelante, el Demandado).

 

2. Los Nombres de Dominio y el Registrador

La demanda tiene como objeto los nombres de dominio <fundacionprincesadeasturias.com> y <fundacionprincesadeasturias.org> (en adelante, los Nombres de Dominio).

La entidad registradora de los Nombres de Dominio es CSL Computer Service Langenbach GmbH d/b/a Joker.com (en adelante, Joker.com).

 

3. Iter Procedimental

La Demandante present su escrito de demanda (en adelante, la Demanda) ante el Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI (en adelante, el Centro) el 22dediciembre de 2005. El 23 de diciembre de 2005, el Centro envi a Joker.com va correo electrnico una solicitud de verificacin registral referida a los Nombres de Dominio. El 27 de diciembre de 2005, Joker.com envi al Centro, por medio de correo electrnico, su respuesta, confirmando que el Demandado es la persona que figura como registrante de los Nombres de Dominio, proporcionando a su vez los datos de contacto de los contactos administrativo, tcnico y de facturacin.

El Centro verific que la Demanda cumpla los requisitos formales de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, la "Poltica"), el Reglamento de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, el Reglamento), y el Reglamento Adicional de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, el Reglamento Adicional).

De conformidad con los prrafos 2.a) y 4.a) del Reglamento, el Centro notific formalmente la Demanda al Demandado, dando comienzo al procedimiento el 23deenero de 2006. De conformidad con el prrafo 5.a) del Reglamento, el plazo para contestar la Demanda se fij para el 12 de febrero de 2006. El Demandado no contest a la Demanda. Por consiguiente, el Centro notific al Demandado su falta de personacin y ausencia de contestacin a la Demanda el 14 de febrero de 2006. No obstante, el mismo da el Demandado remiti al Centro un mensaje de correo electrnico aclarando su postura respecto a la Demanda y al presente procedimiento, del cual el Centro acus recibo el 16 de febrero de 2006.

El Centro nombr a D. Albert Agustinoy Guilayn (en adelante, el Experto) como miembro nico del Grupo Administrativo de Expertos el da 22 de febrero de 2006, recibiendo la Declaracin de Aceptacin y de Imparcialidad e Independencia, en conformidad con el prrafo 7 del Reglamento. El Experto considera que su nombramiento se ajusta a las normas del procedimiento.

 

4. Lengua del procedimiento

La Demandante present la Demanda en castellano, sin que el Demandado haya presentado ni expresado de ningn otro modo oposicin alguna en relacin con el uso de dicha lengua en el marco del presente procedimiento.

Habida cuenta de la mencionada falta de oposicin del Demandado y del hecho que ambas partes aparentemente residen en Espaa, este Experto considera que, de acuerdo con lo establecido en el prrafo 11.a) del Reglamento, la lengua del procedimiento debe ser el castellano.

 

5. Antecedentes de Hecho

5.1. La Demandante

La Demandante es una fundacin constituida de conformidad con el derecho espaol en 1980, estando estrechamente vinculada a la figura del Prncipe de Asturias, D. Felipe de Borbn y Grecia, heredero de la Corona espaola. De acuerdo con sus fines fundacionales, la Demandante tiene por objeto, entre otros, la promocin de los valores cientficos, culturales y humansticos en el mundo.

A tal efecto, la Demandante convoca anualmente los Premios Prncipes de Asturias, mediante los cuales galardona la labor cientfica, tcnica, social, cultural y humana desarrollada por personas o instituciones en los mbitos de la comunicacin, ciencias sociales, artes, letras, investigacin cientfica, cooperacin internacional, concordia y deportes. El prestigio de dichos premios ha adquirido nivel internacional, habiendo dado notoriedad internacional a la Demandante. En este sentido, la Demandante ha aportado en su Demanda un amplio resumen de prensa internacional as como numerosos materiales referidos tanto a los mencionados premios como a ella misma, acreditando la citada notoriedad en Espaa.

Para el desarrollo de sus actividades, la Demandante ha registrado ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas cuarenta y dos marcas mixtas (con nmeros de registro M-1748988 a M-1749029), que se componen del denominativo “Fundacin Prncipe de Asturias” y de una representacin del escudo del Principado de Asturias.

Asimismo, la Demandante es titular de diversos nombres de dominio compuestos por la denominacin “Fundacin Prncipe de Asturias”, entre los que cabe destacar <fundacionprincipedeasturias.com>, <fundacionprincipedeasturias.net>, <fundacionprincipedeasturias.org> o <fundacionprincipedeasturias.es>. ste ltimo est vinculado a la pgina web institucional de la Demandante, en la que se incluye informacin sobre la misma as como sobre los galardones y otras iniciativas que organiza y desarrolla.

5.2. El Demandado y los Nombres de Dominio

El Demandado aparentemente es un ciudadano espaol con residencia en Sant Feliu de Guxols, Girona. De acuerdo con la informacin aportada por la Demandante, el Demandado parece estar vinculado con un estudio de diseo y comunicacin situado en la citada poblacin llamado Ciberwork, denominacin que aparece junto con el nombre del Demandado en la informacin relativa a los Nombres de Dominio incluida en la base de datos Whois. De hecho, el Demandado aparece igualmente como titular del nombre de dominio <ciberwork.com>, el cual se encuentra vinculado al sitio web del mencionado estudio de diseo y comunicacin.

El da 14 de febrero de 2006, el Demandado remiti al Centro un mensaje de correo electrnico en el que indicaba que no tena inters alguno en “recurrir la demanda impuesta por la Fundacin Prncipe de Asturias”, mostrando su conformidad con una eventual decisin favorable a la Demandante siempre que la misma no supusiera un coste econmico para el Demandado. En dicho mensaje el Demandado indicaba igualmente que en todo momento crea haber estado en su derecho de comprar cualquier dominio que no estuviera registrado, sin haber actuado con nimo especulativo o de lucro alguno. El citado mensaje conclua indicando que la Demandante poda hacer lo que quisiera con los Nombres de Dominio.

Este Experto no ha podido obtener mayor informacin sobre el Demandado o las circunstancias relativas al registro de los Nombres de Dominio por su parte dado que el Demandado no ha contestado a la Demanda, limitndose a remitir un mensaje de correo electrnico en los trminos anteriormente apuntados.

Los Nombres de Dominio fueron registrados el 22 de mayo de 2004, sin que desde entonces hayan sido vinculados a sitio web alguno. En este sentido, indica la Demandante que esta fecha correspondi al primer da hbil posterior al enlace matrimonial entre Don Felipe de Borbn y Doa Letizia Ortiz.

El 15 de noviembre de 2005, la Demandante remiti al Demandado un requerimiento, informndole sobre sus marcas as como sobre la infraccin que de las mismas supona el registro y tenencia de los Nombres de Dominio por parte del Demandado, instndole a transferirlos a su favor. No obstante, el Demandado no contest de forma alguna a dicho requerimiento.

 

6. Alegaciones de las Partes

A. Demandante

En la Demanda afirma la Demandante:

- Que es titular de cuarenta y dos marcas registradas ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas y basadas en la denominacin “Fundacin Prncipe de Asturias” que ha venido utilizando durante aos para el desarrollo de sus actividades;

- Que las marcas de las que es titular la Demandante son confusamente similares con los Nombres de Dominio puesto que tres de las cuatro palabras que componen los Nombres de Dominio son idnticas a las que integran la denominacin incluida en las citadas marcas, siendo la restante palabra (“princesa”) el femenino del vocablo “prncipe” (incluido en las marcas de la Demandante);

- Que la composicin de los Nombres de Dominio sugiere una asociacin, e incluso una confusin entre la Demandante y una supuesta fundacin que se llamara Fundacin Princesa de Asturias;

- Que, desde el punto de vista del derecho marcario espaol, la similitud existente entre las marcas de las que es titular la Demandante y los Nombres de Dominio debera ser considerado claramente como un supuesto de confusin, al comportar un riesgo claro de asociacin con la Demandante y sus marcas;

- Que el Demandado no ostenta derecho ni inters alguno sobre los Nombres de Dominio. En este sentido, indica la Demandante que el Demandado no es titular de marca alguna basada en la denominacin “Fundacin Princesa de Asturias”, que no est autorizado para usar la mencionada denominacin ni las marcas de las que es titular la Demandante, que no ha actuado en momento alguno haciendo uso de la denominacin “Fundacin Princesa de Asturias” y que no ha utilizado los Nombres de Dominio durante ms de un ao y medio;

- Que los Nombres de Dominio han sido registrados de mala fe, ya que es imposible que el Demandado en el momento de su registro desconociera la intensa semejanza que los citados dominios guardaban con las marcas titularidad de la Demandante las cuales, adems, haban ya adquirido una clara notoriedad en Espaa (pas donde reside el Demandado). Asimismo, indica la Demandante que el Demandado procedi al registro en el primer da hbil siguiente al enlace matrimonial entre Don Felipe de Borbn y Doa Letizia Ortiz, es decir, poco tiempo despus de que esta ltima se convirtiera en Princesa de Asturias;

- Que los Nombres de Dominio han sido utilizados de mala fe puesto que, a pesar de que desde su registro no han estado asociados a sitio web activo alguno, existen claros indicios de una voluntad de uso de mala fe por parte del Demandado. En este sentido, destaca la Demandante que las marcas de las que es titular son ampliamente conocidas en Espaa y que, atendiendo a las circunstancias que aplican a los Nombres de Dominio, es difcil imaginar que se pudiera hacer un uso de buena fe de los mismos.

B. Demandado

De acuerdo con lo indicado en los “Antecedentes de Hecho”, en el marco del presente procedimiento el Demandado se ha limitado a remitir al Centro un mensaje de correo electrnico en el que afirma:

- Que no tiene inters alguno en “recurrir” la demanda impuesta por la Demandante;

- Que si el procedimiento concluyera con una decisin favorable a la Demandante no se opondra a la misma siempre que de ello no se derivara un coste para el Demandado;

- Que en todo momento ha considerado que estaba en su derecho de registrar cualquier nombre de dominio que estuviera libre;

- Que en ningn caso adquiri los Nombres de Dominio para especular ni hacer negocio alguno;

- Que no le parece lgica la actuacin “amenazante” de la Demandante tanto al remitirle el requerimiento previo al inicio de este procedimiento como al presentar la Demanda; y

- Que el Centro puede informar a la Demandante que haga lo que quiera con los Nombres de Dominio.

Dado el contenido del mencionado mensaje de correo electrnico, este Experto considera adecuado tenerlo en cuenta a efectos de la presente decisin, a pesar de haber sido presentado fuera de plazo. En efecto, la expresin de una voluntad tan clara de renuncia a rebatir los argumentos expresados en su contra por la Demandante es un elemento de gran importancia que debe ser tenido en cuenta.

 

7. Debate y conclusiones

De acuerdo con el prrafo 4(a) de la Poltica, la Demandante debe acreditar la concurrencia de las tres condiciones siguientes para que sus pretensiones sean estimadas:

- Acreditar el carcter idntico o confusamente similar de los Nombres de Dominio respecto de las marcas de las que la Demandante es titular;

- Acreditar la ausencia de derechos o intereses legtimos por parte del Demandado respecto a los Nombres de Dominio; y

- Acreditar que el Demandado ha registrado y utiliza los Nombres de Dominio de mala fe.

A continuacin se analiza la eventual concurrencia de cada unos de los mencionados elementos establecidos por la Poltica en relacin con el presente caso.

A. Identidad o similitud hasta el punto de causar confusin

De acuerdo con lo indicado en los “Antecedentes de hecho” de la presente decisin, la Demandante es titular de diversas marcas compuestas por la denominacin “Fundacin Prncipe de Asturias”, las cuales ha utilizado para el desarrollo de sus actividades. Si se comparan los Nombres de Dominio con las mencionadas marcas, se puede comprobar que existen dos diferencias:

- De las cuatro palabras incluidas en la denominacin correspondiente a las marcas de la Demandante, la palabra “prncipe” es sustituida por la palabra “princesa” en los Nombres de Dominio; y

- Las palabras incluidas en los Nombres de Dominio no estn separadas por espacio y, asimismo, estn acompaadas por los sufijos .COM y .ORG.

A continuacin se analizarn las citadas diferencias, a efectos de determinar si las mismas son lo suficientemente relevantes como para considerar que existe o no un riesgo de confusin entre las marcas de la Demandante y los Nombres de Dominio.

La primera diferencia indicada se refiere al uso en los Nombres de Dominio de la palabra “princesa” en lugar de la palabra “prncipe”, incluida en las marcas de la Demandante. En este sentido, hay que determinar si dicha modificacin diferencia suficientemente a los Nombres de Dominio de las marcas de la Demandante, eliminando un riesgo global de confusin con dichas marcas.

A tal efecto, las decisiones adoptadas en el marco de la Poltica han venido considerando que el carcter confusamente similar debe comportar un riesgo cierto de confusin o asociacin entre los nombres de dominio en cuestin y las marcas afectadas. As, en la decisin en el Caso OMPI N D2000-0129, Gateway, Inc. c. Bellgr, Inc., se indic: “The Panel finds that ‘confusing similarity’ includes similarity of a nature that would be likely to cause those familiar with the trademark to assume that there is a connection of some sort between the trademark owner and the domain name”.

Teniendo en cuenta el criterio mencionado, este Experto estima que, para considerar la efectiva concurrencia de un riesgo de confusin entre los Nombres de Dominio y las marcas de la Demandante, de su comparacin debe derivarse un riesgo claro de asociacin o conexin de la Demandante con los Nombres de Dominio. Este riesgo parece existir en el presente caso, si se tiene en cuenta que la nica diferencia existente entre las marcas titularidad de la Demandante y los Nombres de Dominio constituye el uso de la palabra “princesa” en lugar de “prncipe”, diferencia que no introduce por s misma una diferenciacin lo suficientemente importante como para considerar que no existe riesgo alguno de asociar o confundir a la Demandante con los Nombres de Dominio. De hecho, la composicin de los mismos parece constituir un intento claro de vincularlos con las marcas de la Demandante, dando la impresin que la composicin de los Nombres de Dominio constituye una modificacin intencionada de las marcas de la Demandante.

Asimismo, el hecho de que, como consecuencia de su matrimonio con Don Felipe de Borbn, Doa Letizia Ortiz se convirtiera en Princesa de Asturias aumenta el riesgo de que los usuarios de Internet pudieran pensar que los Nombres de Dominio correspondieran a la Demandante o a una fundacin vinculada de algn modo a la Demandante.

Teniendo en cuenta lo dicho, este Experto considera que el uso de la palabra “princesa” en lugar de la palabra “prncipe” en los Nombres de Dominio no comportara una diferenciacin suficientemente relevante de aqullos respecto a las marcas de la Demandante, mantenindose un riesgo de confusin. Este enfoque es congruente con numerosas decisiones anteriormente adoptadas en el marco de la Poltica (ver, entre otras, las decisiones en el Caso OMPI N D2000-0241, Yahoo! Inc. c. David Ashby; en el Caso OMPI N D2004-0123, Microsoft Corporation c. Mike Rushton; o en el Caso OMPI N D2004-0896, Yahoo! Inc. y Overture Services, Inc. c. Registrant (187640), a/k/a Gary Lam, a/k/a Birgit Klosterman, a/k/a XC2, a/k/a Robert Chua, a/k/a Registrant).

Por otra parte, la otra diferencia entre las marcas de la Demandante y los Nombres de Dominio es la ausencia de espacios entre las palabras incluidas en los Nombres de Dominio, adems de la inclusin en estos de los sufijos “.COM” y “.ORG”. Estas diferencias no obstante, no deberan tenerse en cuenta pues se derivan de los actuales parmetros de uso de los nombres de dominio en el marco del DNS (Domain Name System). As lo han considerado numerosas decisiones adoptadas en el marco de la Poltica (ver, por ejemplo, las decisiones en el Caso OMPI N D2000-0812, New Cork Insurance Company c. Arunesh C. Puthiyoth o en el Caso OMPI N D2003-0172, A & F Trademark, Abercrombie & Fitch Store, Inc., Abercrombie & Fitch Trading Co., Inc. c. Party Night).

De este modo, este Experto considera que a efectos de la Poltica, los Nombres de Dominio son confusamente similares con las marcas de las que la Demandante es titular y que, por tanto, en el presente caso concurre la primera de las condiciones previstas en el prrafo 4(a) de la Poltica.

B. Derechos o intereses legtimos

El prrafo4(c) de la Poltica contempla tres supuestos en los que puede considerarse que el Demandado ostenta un derecho o inters legtimo sobre los Nombres de Dominio y que, por tanto, lo ha registrado y utiliza sin contravenir la Poltica.

En concreto, tales supuestos son:

- Haber utilizado, con anterioridad a la recepcin de cualquier aviso de la controversia, los Nombres de Dominio o haber efectuado preparativos demostrables para su utilizacin en relacin con una oferta de buena fe de productos o servicios;

- Ser conocido corrientemente por la denominacin contenida en los Nombres de Dominio, an cuando no se hayan adquirido derechos de marcas de productos o servicios; o

- Haber hecho un uso legtimo y leal o no comercial de los Nombres de Dominio, sin intencin de desviar a los consumidores de forma equvoca o de empaar el buen nombre de las marcas titularidad de la Demandante con nimo de lucro.

En el presente caso, no parece concurrir circunstancia alguna de las anteriormente mencionadas ni cualquier otra que permitiera considerar la existencia de un derecho o un inters legtimo por parte del Demandado respecto al Nombre de Dominio. En este sentido, cabe tener en cuenta los siguientes elementos:

- El Demandado no ha hecho uso alguno de los Nombres de Dominio e incluso, si lo hubiera hecho, es difcil imaginar cmo dicho uso pudiera haberse vinculado a una oferta de buena fe de productos o servicios. En este sentido, cabe poner de relieve una vez ms que parece inconcebible que el Demandado registrara los Nombres de Dominio sin tener pleno conocimiento de la existencia de la Demandante y de sus marcas;

- No se ha aportado evidencia alguna demostrando que el Demandado ha sido y es conocido bajo la denominacin “Fundacin Princesa de Asturias”. Por el contrario, parece de nuevo inconcebible que el Demandado pudiera hacer un uso de dicha denominacin sin infringir los derechos de la Demandante; y

- Tal y como se analizar en el epgrafe siguiente de esta decisin, a la luz de las evidencias aportadas en el marco del presente procedimiento, este Experto no considera que la conducta desarrollada por el Demandado en relacin con los Nombres de Dominio desde su registro pueda calificarse como un uso legtimo, leal o no comercial de los mismos.

Por otra parte, cabe recordar de nuevo que el Demandado no ha llegado a replicar las alegaciones hechas en su contra por la Demandante. Es difcil considerar la concurrencia de un derecho legtimo cuando el Demandado no contest al requerimiento remitido en su da por la Demandante ni, a pesar de los claros indicios presentados presentados por la Demandante, ha optado por defender su actuacin respecto a los Nombres de Dominio ni aportar evidencia alguna de buena fe ante las imputaciones hechas en su contra por la Demandante en el marco del presente procedimiento, tal y como han declarado numerosas decisiones como, por ejemplo, la del Caso OMPI N D2000-1467, Intocast AG c. Lee Daeyoon, la del Caso OMPI N D2002-1037, Caja de Ahorros del Mediterrneo c. Antonio Acua Racero o la del Caso OMPI N D2005-0558, Promotorauno, S.A. c. Jos M. Ceballos.

Teniendo en cuenta todo lo indicado, no cabe sino concluir que en el presente caso la Demandada no ha acreditado la titularidad de un derecho o inters legtimo vinculado a los Nombres de Dominio, por lo que la Demandante ha probado la concurrencia del segundo requisito previsto por la Poltica.

C. Registro y uso del nombre de dominio de mala fe

El ltimo de los elementos previstos por la Poltica es que el Demandado haya registrado y usado los Nombres de Dominio de mala fe. De este modo, y de acuerdo con lo establecido desde un primer momento por las decisiones adoptadas en el marco de la Poltica (ver, por ejemplo, Caso OMPI N D1999-0001, World Wrestling Federation Entertainment, Inc. c. Michael Bosman o Caso OMPI N D2000-0001, Robert Ehen Bogen c. Mike Pearson) hay que considerar que esta exigencia se desdobla en dos condiciones cumulativas: probar la mala fe del Demandado tanto en el momento del registro del Nombre de Dominio como en su posterior utilizacin.

A continuacin se analizar la eventual concurrencia de los citados elementos de mala fe en el presente caso.

(i) Registro de mala fe de los Nombres de Dominio por parte del Demandado

Las pruebas aportadas por la Demandante apuntan a que, en el presente caso, el registro de los Nombres de Dominio no responde a una “coincidencia desafortunada” sino a una voluntad expresa del Demandado para registrar dos nombres de dominio claramente asociados a las marcas de la Demandante. Para llegar a la mencionada conclusin, deben tenerse en cuenta los siguientes elementos:

- Tal y como se ha apuntado con anterioridad, en ningn momento parece que el Demandado haya ostentado un derecho legtimo para registrar los Nombres de Dominio. En efecto, el Demandado no es titular ni licenciatario de marcas u otros signos distintivos que se basen o incluyan la denominacin “Fundacin Princesa de Asturias”. Tampoco ha acreditado que utilice dicha denominacin para identificarse en el desarrollo de sus actividades habituales, lo cual parece bastante improbable teniendo en cuenta las circunstancias que se han descrito con anterioridad.

- El Demandado aparentemente reside en Espaa, pas donde, como consecuencia de su presencia y desarrollo de actividades, las marcas de la Demandante han adquirido una significativa notoriedad. Asimismo, tal y como se ha indicado en el epgrafe anterior de la presente decisin, parece imposible que el Demandado pudiera registrar los Nombres de Dominio sin lesionar los derechos de la Demandante.

- Si bien no es un elemento que pueda considerarse esencial, cabe destacar que los Nombres de Dominio fueron registrados con escasa posterioridad al matrimonio de los Prncipes de Asturias, lo cual parece indicar que dicho registro estuvo de algn modo determinado por el mencionado enlace, en virtud del cual Doa Letizia Ortiz pas a convertirse en Princesa de Asturias;

- Por ltimo, de acuerdo con lo sealado repetidamente en esta decisin, el Demandado no ha aportado argumento alguno que ofreciera algn tipo de justificacin respecto al registro de los Nombres de Dominio.

Teniendo en cuenta todo lo dicho, la posibilidad ms razonable para explicar el registro de los Nombres de Dominio por parte del Demandado es que dicho registro respondi a criterios de mala fe, la cual ha quedado suficientemente acreditada por la Demandante.

(ii) Utilizacin de mala fe de los Nombres de Dominio por parte del Demandado

Tal y como ha quedado indicado en los “Antecedentes de Hecho” de la presente decisin, desde un principio, los Nombres de Dominio se encuentran desactivados, sin enlazar con pgina web alguna.

Eneste sentido, la falta de uso de un nombre de dominio no excluye automticamente la concurrencia de un uso de mala fe. Por el contrario, dicha conducta ha sido considerada como un supuesto de mala fe en el sentido de la Poltica en numerosas decisiones anteriores a la presente (ver, por ejemplo, Telstra Corporation Limited v. Nuclear Marshmallows, Caso OMPI ND2000-0003; CBS Broadcasting, Inc. v. Edward Enterprises, Caso OMPI ND2000-0242,o Brown Thomas & Company Limited v. Domain Reservations, Caso OMPI ND2001-0592), sibien, para considerar la efectiva concurrencia de dicha mala fe, la tenencia pasiva del Nombre de Dominio debe complementarse con una serie de indicios que permitan considerar que existe mala fe en el uso de los Nombres de Dominio.

En el presente caso, teniendo en cuenta todas las circunstancias descritas en relacin con el Demandado y los Nombres de Dominio, parece claro que en este caso el uso de los Nombres de Dominio responde a criterios de mala fe. Para llegar a dicha conclusin, cabe tener en cuenta los siguientes elementos:

- Los Nombres de Dominio corresponden a unas marcas que el Demandado deba conocer en el momento de su registro, de modo que el Demandado ha sido consciente desde su registro que la mera tenencia de los Nombres de Dominio constitua una infraccin de los derechos de la Demandante;

- Teniendo en cuenta la denominacin incluida en los Nombres de Dominio, es difcil imaginar cualquier potencial uso por parte del Demandado que no produjera una lesin de los derechos de la Demandante, siendo dicha lesin perfectamente conocida y asumida por el Demandado;

- Tal y como se ha venido indicado de forma recurrente a lo largo de esta decisin, el hecho de que el Demandado no haya aportado elemento alguno en contra de las alegaciones de mala fe en el registro y uso de los Nombres de Dominio no hace ms que confirmar las sospechas de mala fe en su conducta en relacin con los mismos.

Esta interpretacin es congruente con los criterios generalmente aceptados por las decisiones adoptadas en el marco de la Poltica que han tenido que tratar con situaciones equiparables a las que aplican al presente procedimiento. En este sentido ver, entre otras, las decisiones en el Caso OMPI N D2000-0003, Telstra Corporation Limited c. Nuclear Marshmallows; en el Caso OMPI N D2000-0162, Cortefiel, S.A. c. The Gallery Group; en el Caso OMPI N D2000-0574, Jupiters Limited c. Aaron may; en el Caso OMPI N D2002-0131, Ladbroke Group Plc c. Sonoma Internacional LDC; en el Caso OMPI N D2004-0487, Deutsche Telekom AG c. Brito Cordon; o en el Caso D2005-1085, Socit pour l’Oeuvre et la Mmoire d’Antoine de Saint Exupry – Succession Saint Exupry – D’Agay c. Perlegos Properties.

De este modo, este Experto considera que la Demandante ha acreditado suficientemente la mala fe del Demandado respecto al uso del Nombre de Dominio.

De acuerdo con todo lo indicado, no cabe sino concluir que el Demandado registr y ha utilizado el Nombre de Dominio de mala fe, por lo que concurre en el presente caso la tercera de las condiciones previstas por el prrafo4.a) de la Poltica.

8. Decisin

Por las razones expuestas, en conformidad con los prrafos 4.i) de la Poltica y 15 del Reglamento, el Experto ordena que los nombres de dominio <fundacionprincesadeasturias.com> y <fundacionprincesadeasturias.org> sean transferidos a la Demandante.


Albert Agustinoy Guilayn
Experto nico

Fecha: 8 de marzo de 2006

 

: https://internet-law.ru/intlaw/udrp/2005/d2005-1327.html

 

:

 


 

:

:





!

, , .

, .