'  '












 'BugTraq:   '





:

:


Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI

 

DECISIN DEL PANEL ADMINISTRATIVO

PROMOTORAUNO S.A. v. Jos M. Ceballos

Caso No. D2005-0558

 

1. Las Partes

La demandante es Promotorauno S.A. representada por CMS Albiana y Surez de Lezo, Espaa, con domicilio en Madrid, Espaa (en adelante, la Demandante).

El demandado es D. Jos M. Ceballos, con domicilio en Mlaga, Espaa (en adelante, el Demandado).

 

2. El Nombre de Dominio y la Entidad Registradora

La demanda tiene como objeto el nombre de dominio <promotorauno.net> (en adelante, el Nombre de Dominio).

La entidad registradora del Nombre de Dominio es Wild West Domains, Inc. (en adelante, Wild West Domains).

 

3. Iter Procedimental

La Demandante present su escrito de demanda (en adelante, la Demanda) ante el Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI (en adelante, el Centro) el26demayode2005. El27demayode2005 el Centro envi a Wild West Domains por va de correo electrnico una solicitud de verificacin registral en relacin con el Nombre de Dominio. El27de mayode2005 Wild West Domains contest al Centro por correo electrnico, confirmando que el Demandado es la persona que figura en la base de datos Whois como registrante del Nombre de Dominio, proporcionando a su vez los correspondientes datos de contacto del contacto administrativo, tcnico y de facturacin. El Centro verific que la Demanda cumpla los requisitos formales de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, la Poltica), el Reglamento de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, el Reglamento), y el Reglamento Adicional de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (en adelante, el Reglamento Adicional).

De conformidad con los prrafos 2(a) y 4(a) del Reglamento, el Centro notific formalmente la Demanda al Demandado, dando comienzo formal al procedimiento el2dejuniode2005. De conformidad con el prrafo 5(a) del Reglamento, el plazo para contestar la Demanda se fij para el22dejuniode2005. El Demandado no contest a la Demanda. Por consiguiente, el Centro notific al Demandado su falta de personacin y ausencia de contestacin a la Demanda el6dejuliode2005.

El Centro nombr a D. Albert Agustinoy Guilayn como miembro nico del Grupo Administrativo de Expertos el da 15 de juliode2005, recibiendo la Declaracin de Aceptacin y de Imparcialidad e Independencia, en conformidad con el prrafo 7 del Reglamento. El Experto nico considera que su nombramiento se ajusta a las normas del procedimiento.

 

4. Lengua del procedimiento

La Demandante present la Demanda en castellano, sin que el Demandado haya presentado escrito ni expresado de ningn otro modo oposicin alguna en relacin con el uso de dicha lengua en el marco del presente procedimiento.

Habida cuenta de la mencionada falta de oposicin del Demandado y del hecho que ambas partes aparentemente son residentes en Espaa, este Experto considera que, de acuerdo con lo establecido en el prrafo 11 del Reglamento, la lengua del procedimiento debe ser el castellano.

 

5. Antecedentes de Hecho

5.1. La Demandante

La Demandante es una sociedad espaola cuyas actividades se centran bsicamente en la promocin y venta de inmuebles para uso residencial. Entre otros proyectos, la Demandante ha construido viviendas principalmente en la provincia de Madrid, si bien tambin ha desarrollado proyectos residenciales en la provincia de Mlaga y en la isla de Mallorca.

Para el desarrollo de sus actividades, la Demandante ha registrado ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas las siguientes marcas:

- “PROSA PROMOTORAUNOSA”, marca mixta n 2.366.777, concedida el20denoviembrede2001 en la clase 35 del Nomenclator Internacional;

- “PROSA PROMOTORAUNOSA”, marca mixta n 2.366.778, concedida el20dejuniode2001 en la clase 36 del Nomenclator Internacional;

- “PROSA PROMOTORAUNOSA”, marca mixta n 2.366.779, concedida el20dejuniode2001 en la clase 37 del Nomenclator Internacional;

Igualmente, la Demandante es titular del nombre comercial “PROMOTORA UNO, S.A.”, registrado igualmente ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas el1deagostode1996 (registro n 207.409).

Por otra parte, la Demandante es titular de los siguientes nombres de dominio:

- <promotorauno.com>, registrado el2deabrilde2002; y

- <prosa.es>, registrado el9defebrerode1998.

Ambos nombres de dominio se encuentran vinculados al sitio web corporativo de la Demandante

5.2. El Demandado

El Demandado aparentemente es un ciudadano espaol con residencia en Mlaga, si bien este Experto no ha podido obtener mayor informacin sobre el mismo dado que ste no ha contestado a la Demanda ni se ha personado en modo alguno en el presente procedimiento.

El Nombre de Dominio fue registrado por el Demandado el8dejuniode2004 y se encuentra vinculado a una pgina web en la que se incluyen distintas informaciones, imgenes y textos crticos contra la Demandante en relacin con una promocin de viviendas denominada “Los Jardines de Monsalvez”, ubicada en la provincia de Mlaga. Asimismo, se ofrecen distintos servicios a los vecinos de dicha promocin para poder presentar quejas contra la Demandante por presuntos defectos en las correspondientes viviendas, alegndose que los mismos son directamente imputables a la negligencia de aqulla.

De acuerdo con la informacin incluida en dicha pgina web, sta aparentemente est gestionada por una agrupacin de vecinos de la mencionada promocin de viviendas que se autodenomina “Agrupacin de Propietarios Perjudicados por Promotorauno, PROSA”, si bien no se ofrece en la pgina web ms informacin sobre la mencionada agrupacin.

 

6. Alegaciones de las Partes

6.1. Demandante

En la Demanda afirma la Demandante:

- Que es titular de diversas marcas y de un nombre comercial basados en la denominacin “PROMOTORAUNO” y registrados ante la Oficina Espaola de Patentes y Marcas que ha venido utilizando desde un principio para el desarrollo de sus actividades comerciales;

- Que el Nombre de Dominio es confusamente similar a las marcas y nombre comercial de los que la Demandante es titular;

- Que el Demandado no ostenta derecho ni inters legtimo alguno respecto al Nombre de Dominio. En este sentido, apunta la Demandante que la conducta del Demandado no se ajusta a ninguno de los supuestos contemplados en el prrafo 4(c)de la Poltica y que, en el supuesto de que dicha actuacin debiera analizarse desde el punto de vista del derecho espaol, la misma consistira una infraccin clara de la normativa marcaria;

- Que el Demandado ha registrado y utiliza el Nombre de Dominio de mala fe, en cuanto que lo utiliza para desviar usuarios de Internet a una pgina web de contenido crtico contra las viviendas promovidas y construidas por la Demandante.

6.2. Demandado

El Demandado no contest a las alegaciones del Demandante ni se ha personado en modo alguno en el presente procedimiento.

 

7. Debate y conclusiones

De acuerdo con el prrafo 4(a) de la Poltica, la Demandante debe acreditar la concurrencia de las tres condiciones siguientes para que sus pretensiones sean estimadas:

- Acreditar el carcter idntico o confusamente similar del Nombre de Dominio respecto de las marcas y nombre comercial de los que la Demandante es titular;

- Acreditar la ausencia de derechos o intereses legtimos por parte del Demandado respecto al Nombre de Dominio; y

- Acreditar que el Demandado ha registrado y utiliza el Nombre de Dominio de mala fe.

A continuacin se analiza la eventual concurrencia de cada uno de los mencionados elementos por la Poltica respecto al presente caso.

A. Identidad o similitud hasta el punto de causar confusin

De acuerdo con lo indicado anteriormente, la Demandante es titular de diversas marcas compuestas por la denominacin “PROSA PROMOTORAUNOSA”, as como del nombre comercial “PROMOTORA UNO, S.A.”, los cuales ha utilizado en el desarrollo de sus actividades.

Si se compara el Nombre de Dominio con las marcas “PROSA PROMOTORAUNOSA” se puede comprobar que hay una coincidencia, si bien dicha coincidencia es limitada. En efecto, las marcas de las que es titular la Demandante se componen de las palabras “PROSA” y “PROMOTORAUNOSA”, constituyendo la parte ms distintiva de las mismas la denominacin “PROSA”, la cual, de hecho, se encuentra resaltada en las representaciones grficas de las marcas. Asimismo, cabe tener en cuenta que la denominacin “PROSDA” es actualmente utilizada por la Demandante como nombre de dominio corporativo (<prosa.es>). Por todo ello, este Experto tiene dudas respecto al carcter confusamente similar del Nombre de Dominio respecto a las marcas de las que es titular la Demandante.

Estas dudas, no obstante, se disipan si se compara con el nombre comercial “PROMOTORA UNO, S.A.” del que la Demandante es titular con el Nombre de Dominio. La nica diferencia entre dicho nombre comercial y el Nombre de Dominio es la inclusin en el primero de las siglas “S.A.”, en referencia a la forma societaria adoptada por la demandante (sociedad annima). De este modo, no cabe duda que el nombre comercial y el Nombre de Dominio son confusamente similares, lo cual es de absoluta relevancia en el presente caso. En efecto, tal y como se ha indicado en numerosas decisiones adoptadas en el marco de la Poltica, los nombres comerciales, tal y como se encuentran regulados en el derecho espaol, son plenamente equiparables al concepto de “marca” previsto por la Poltica y por tanto permiten sustentar una accin en el marco de la misma (ver, por ejemplo, las decisiones en el Caso OMPI N D20000768, Metro de Madrid, S.A. c. Ignacio Allende Fernndez; Caso OMPI N D2000-1341, Banca March, S.A. c. Digigroup.com; Caso OMPI N D2004-0135, Ventilacin y Filtracin, S.L., Alberto Alegre Brugueras, Ignacio Casta Garca c. Genfiltro, S.L.; o Caso OMPI N D2005-0050, Eco Green Palet, S.L. c. Juan Miguel Rodrguez Lumbreras.

Por otra parte, otra diferencia entre el citado nombre comercial y el Nombre de Dominio es la ausencia de espacio entre las palabras “PROMOTORA” y “UNO” en el Nombre de Dominio, adems de la inclusin en este ltimo del sufijo “.NET”. Esta diferencia no obstante, no debera tenerse en cuenta pues se deriva de las actuales condiciones de uso de nombres de dominio en el marco del DNS (Domain Name System). As lo han considerado numerosas decisiones adoptadas en el marco de la Poltica (ver, por ejemplo, Caso OMPI N D2000-0812, New Cork Insurance Company c. Arunesh C. Puthiyoth o Caso OMPI N D2003-0172, A & F Trademark, Abercrombie & Fitch Store, Inc., Abercrombie & Fitch Trading Co., Inc. c. Party Night).

De este modo, este Experto considera que a efectos de la Poltica, el Nombre de Dominio es confusamente similar con el nombre comercial “PROMOTORA UNO, S.A.” del que la Demandante es titular y que, por tanto, en el presente caso concurre la primera de las condiciones previstas en el prrafo 4(a) de la Poltica.

B. Derechos o intereses legtimos

El prrafo4(c) de la Poltica contempla tres supuestos en los que puede considerarse que el Demandado ostenta un derecho o inters legtimo sobre el Nombre de Dominio y que, por tanto, lo ha registrado y utiliza sin contravenir la Poltica.

En concreto, tales supuestos son:

- Haber utilizado, con anterioridad a la recepcin de cualquier aviso de la controversia, el Nombre de Dominio o haber efectuado preparativos demostrables para su utilizacin en relacin con una oferta de buena fe de productos o servicios;

- Ser conocido corrientemente por el Nombre de Dominio, an cuando no hayan adquirido derechos de marcas de productos o servicios; o

- Haber hecho un uso legtimo y leal o no comercial del Nombre de Dominio, sin intencin de desviar a los consumidores de forma equvoca o de empaar el buen nombre de las marcas de la Demandante con nimo de lucro.

De acuerdo con lo indicado en los Antecedentes de Hecho, el Demandado se ha servido del Nombre de Dominio bsicamente para incluir contenidos crticos contra la Demandante, adems de ofrecer servicios para la presentacin de quejas contra la Demandante por razn de los defectos presuntamente detectados en las viviendas de la promocin llamada “Los Jardines de Monslvez” de la provincia de Mlaga.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, la cuestin esencial en este punto es determinar si la inclusin de los mencionados textos crticos as como los citados servicios en conexin con el Nombre de Dominio constituye un “uso legtimo y leal” en el sentido previsto en el prrafo4(c) de la Poltica.

De acuerdo con los criterios establecidos en decisiones anteriores tratando circunstancias muy parecidas a las planteadas en el presente caso (ver, entre otras, las decisiones en el Caso OMPI N D2003-0438, Sociedad General de Aguas de Barcelona, S.A. c. Luis Toribio Troyano o en el Caso OMPI N D2004-0786, Tecnologa de la Construccin, S.A. c. Asociacin de Tcnicas de Construccin S.A.), para dilucidar dicha cuestin, y de acuerdo con lo previsto en el prrafo15(a) del Reglamento, ser til tener en cuenta la legislacin y jurisprudencia espaolas sobre esta cuestin, al ser ambas partes de dicha nacionalidad.

De este modo, la cuestin planteada deber dilucidarse en el marco de un equilibro de derechos, debindose tener en cuenta, por un lado, el derecho a la libertad de expresin del Demandado y, por otro, el derecho a la proteccin de las marcas y nombre comercial de los que es titular la Demandante. Asimismo, hay que tener en cuenta que el mbito de anlisis en el presente procedimiento es mucho ms estrecho que el que se producira en el marco de un procedimiento judicial. En efecto, en la presente decisin los parmetros bsicos de anlisis los constituyen expresamente las disposiciones contempladas en la Poltica, el Reglamento y el Reglamento Adicional. Es decir, debe determinarse si la Demandada ostenta un “inters legtimo y leal” en el marco previsto por la Poltica.

Como punto de partida, cabe recordar el alcance del derecho de libertad de expresin que asiste al Demandado, tal y como se encuentra definido en el artculo 20dela Constitucin espaolade1978. En este sentido, el Tribunal Constitucional espaol ha considerado que, en su esencia, el mencionado derecho consiste en la garanta de una “comunicacin pblica libre” de pensamientos u opiniones (ver, por ejemplo, la sentencia de 16demarzode1981, asunto N 6/1981, Fundamento Jurdico 3). Teniendo en cuenta dicha definicin, el derecho del Demandado, en su esencia, se concretara en la posibilidad de expresar sus opiniones en Internet sobre las actuaciones de la Demandante.

Igualmente, hay que recordar que el Tribunal Constitucional espaol y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos han considerado en numerosas sentencias que los derechos legalmente protegidos (como es el caso del de libertad de expresin) no tienen un alcance ilimitado sino que, en ciertas circunstancias, pueden restringirse si su ejercicio supone la infraccin de otros derechos.

Habida cuenta de los mencionados parmetros, desde el punto de vista de la Poltica parece difcil justificar la actuacin del Demandado como un ejercicio de su libertad de expresin. En efecto, la expresin de sus opiniones sobre la Demandante o sobre cualquier otro mbito no requerira el registro y uso de un nombre de dominio exclusivamente compuesto por la marca de un tercero. En efecto, existen otras vas que garantizaran a la Demandada la posibilidad de hacer pblicas sus opiniones en Internet sin necesidad de servirse del Nombre de Dominio.

En este sentido, por ejemplo, la Demandada podra haberse servido de un nombre de dominio compuesto de tal modo que pusiera de relieve el carcter crtico de los contenidos asociados al mismo o, simplemente, la publicacin de las mencionadas opiniones en una pgina web sin un nombre de dominio propio (especialmente si se tiene en cuenta la importancia que tienen los motores de bsqueda, los cuales se han convertido en la herramienta ms utilizada para la identificacin de contenidos en Internet).

Esta interpretacin es plenamente compatible con las decisiones adoptadas en el marco de la Poltica referidas a este tipo de problemtica. Una de las primeras decisiones adoptadas en dicho marco (Caso OMPI N D2000-0020, Compagnie de Saint Gobain v. Com-Union Group) ya estableci un criterio claramente definido a este respecto, indicando: “When registering the Domain Name, Respondent knowingly chose a name which is identical and limited to the trademark of Complainant and which is identical to the domain name registered by Complainant (…). Respondent could have chosen a domain name adequately reflecting both the object and independent nature of its site, as evidenced today in thousands of domain names. By failing to do so, and by knowingly choosing a domain name which solely consists of Complainant’s trademark, Respondent has intentionally created a situation which is at odds with the legal rights and obligations of the parties.”

Ms recientemente, en la decisin al Caso OMPI N D2003-0438, Sociedad General de Aguas de Barcelona, S.A. c. Luis Toribio Troyano, en la que ambas partes eran de nacionalidad espaola –como en el presente procedimiento-, se confirm dicho criterio, indicando: “Debe distinguirse claramente el nombre de dominio del contenido de la pgina web ofrecida bajo ese nombre de dominio. La libertad de expresin, reconocida en la Constitucin espaolade1978, podra ser invocada para justificar eventualmente las crticas contenidas en la pgina web del Demandado. Sin embargo, la libertad de expresin no ampara la eleccin de un nombre de dominio exactamente igual a una marca de la cual es titular el sujeto que recibe las referidas crticas (…). El Demandado poda haber elegido otro nombre de dominio que reflejara el carcter independiente y crtico del sitio web, en cuyo caso la libertad de expresin s constituira un derecho o inters legtimo sobre el nombre de dominio (…). Al no hacerlo as, y al registrar a sabiendas un dominio formado nicamente por la marca de la Demandante, el Demandado no puede pretender ostentar un derecho o inters sobre el nombre de dominio litigioso.”

En el mismo sentido, ver, entre otras, las decisiones en el Caso OMPI N D2000-0869, Este Lauder, Inc. c. estelauder.com, estelauder.net & Jeff Hanna; Caso OMPI N D2001-0570, Fadesa Inmobiliaria, S.A. c. Flemming Madsen; Caso OMPI N D2001-1235, Riyad Bank c. J. Boschert; Caso OMPI N D2001-1309, Bonneterie Cevenole SARL c. Sanyouhuagong; Caso OMPI N D2003-0038, Kirkbi AG c. Michele Dinoia; Caso OMPI N D2004-0136, Kirkland & Ellis LLP c. Defaultdata.com, American Distribution Systems, Inc.; o Caso OMPI N D2004-0778, Texans for Lawsuit, Inc. c. Nelly Fero; o Caso OMPI N D2004-0786, Tecnologa de la Construccin, S.A. (TECONSA) c. Asociacin de Tcnicas de Construccin Sa).

Por otra parte, cabe recordar una vez ms que el Demandado no se ha personado en forma alguna en el presente procedimiento, de modo que no ha llegado a replicar las alegaciones hechas en su contra por la Demandante. Es difcil considerar la concurrencia de un derecho legtimo cuando el Demandado ha optado por no defender su actuacin respecto al Nombre de Dominio ni aportar evidencia alguna de buena fe, tal y como han declarado numerosas decisiones como, por ejemplo, la del Caso OMPI N D2000-1467, Intocast AG c. Lee Daeyoon o la del Caso OMPI N D2002-1037, Caja de Ahorros del Mediterrneo c. Antonio Acua Racero.

Teniendo en cuenta todo lo indicado, no cabe sino concluir que en el presente caso la Demandada no ha acreditado la titularidad de un derecho o inters legtimo vinculado al Nombre de Dominio por lo que la Demandante ha probado la concurrencia del segundo requisito previsto por la Poltica.

C. Registro y uso del nombre de dominio de mala fe

El ltimo de los elementos previstos por la Poltica es que el Demandado haya registrado y usado el Nombre de Dominio de mala fe. De este modo, y de acuerdo con lo establecido desde un primer momento por las decisiones adoptadas en el marco de la Poltica (ver, por ejemplo, Caso OMPI N D1999-0001, World Wrestling Federation Entertainment, Inc. c. Michael Bosman o Caso OMPI N D2000-0001, Robert Ehen Bogen c. Mike Pearson) hay que considerar que esta exigencia se desdobla en dos condiciones cumulativas: probar la mala fe del Demandado tanto en el momento del registro del Nombre de Dominio como en su posterior utilizacin.

A continuacin se analizar la eventual concurrencia de los citados elementos de mala fe en el presente caso. Preliminarmente, cabe indicar que el prrafo 4(b) de la Poltica contempla distintos supuestos de registro y uso de mala fe de nombres de dominio, los cuales no constituyen un numerus clausus, tal y como indica el propio texto del prrafo y han confirmado numerosas decisiones. De este modo, deber analizarse si la actuacin del Demandado puede considerarse una actuacin tpica o sui generis de mala fe en el sentido de la Poltica.

(i) Registro de mala fe del Nombre de Dominio por parte del Demandado

De acuerdo con lo indicado a lo largo de la presente decisin, parece claro que en el momento de registro del Nombre de Dominio el Demandado conoca tanto a la Demandante como sus marcas y nombre comercial basados en la denominacin “PROMOTORAUNO” y que el mencionado registro se debi a la voluntad de perjudicar a la Demandante. En ningn momento el Demandado ha negado dicho extremo ni ha presentado pruebas en sentido contrario, por lo que este Experto debe considerar que, en el presente caso, el registro del Nombre de Dominio no se debi a una “desafortunada casualidad” sino a la voluntad expresa del Demandado. Si a ello se le suma el hecho de que, tal y como se ha apuntado anteriormente, el Demandado no ostentaba un derecho o inters legtimo que amparara dicho registro, no cabe sino concluir que el Demandado actu de mala fe al registrar el Nombre de Dominio.

En efecto, si el Demandado hubiera deseado registrar un nombre de dominio que permitiera a los usuarios de Internet intuir el carcter crtico del correspondiente sitio web, hubiera podido actuar de otro modo que no hubiera constituido necesariamente una infraccin de la Poltica. Anteriores decisiones confirman esta interpretacin. En este sentido, en el Caso OMPI N D2003-0438, Sociedad General de Aguas de Barcelona, S.A. c. Luis Toribio Troyano se estableci de forma clara: “se considera que existe mala fe en el registro y en el uso de un nombre de dominio cuando, con la intencin de daar la imagen de otra persona, se registra y usa un nombre de dominio de segundo nivel coincidente con una marca de esa persona, sin ningn tipo de aadido que diferencie el elemento denominativo de la marca y el nombre de dominio.” En igual sentido ver las decisiones en el Caso OMPI N D2001-1309, Bonneterie Cevenole SARL c. Sanyouhuagong; Caso OMPI N D2003-0354, Prelatura Personal Opus Dei, Regin de Espaa c. Tina, Tus Profesionales, SL; Caso NAF FA94737, Marrito Internacional, Inc. c. John Marrito; Caso NAF FA94956, SportSoft Golf, Inc. c. Hale Irwin’s Golfers’ Passport; o Caso NAF FA95037, Centeon LLC/Aventis Behring LLC c. Ebiotech.

Asimismo, hay que tener en cuenta que esta actuacin por parte del Demandado constituye una infraccin de las clusulas 5y 10 desu contrato de prestacin de servicios de registro de Wild West Domains que acept en el momento de registro del Nombre de Dominio. Dichas clusulas prevn el compromiso por parte del registrante del nombre de dominio de no infringir los derechos de terceros ni con el registro ni con el uso de dicho dominio, garantizando que el nombre de dominio en cuestin no infringe los mencionados derechos. Evidentemente, en el presente caso la infraccin de las citadas clusulas por parte del Demandado es obvia.

Teniendo en cuenta todos los argumentos presentados hasta el momento, debe considerarse que la Demandante ha acreditado suficientemente la mala fe del Demandado respecto al registro del Nombre de Dominio.

(ii) Utilizacin de mala fe del Nombre de Dominio por parte del Demandado

Tal y como se ha indicado con anterioridad, el Nombre de Dominio ha estado asociado hasta la presentacin de la Demanda a un sitio crtico contra la Demandante. Una vez ms cabe recordar que la actuacin objeto de anlisis en el presente procedimiento no es la publicacin de una pgina web crtica contra la Demandante, sino la vinculacin de dicha pgina web con un nombre de dominio que se compone del nombre comercial del que es titular la Demandante.

Teniendo en cuenta estos parmetros de anlisis, parece claro que el Demandado ha utilizado el Nombre de Dominio con una voluntad latente de desviar a usuarios de Internet del sitio corporativo de la Demandante, al no incluir en el Nombre de Dominio referencia alguna al carcter crtico de la pgina web asociada al mismo. Asimismo, la falta de personacin del Demandado en el presente procedimiento ha impedido a este Experto constatar el carcter genuinamente crtico de la pgina web vinculada al Nombre de Dominio.

De este modo, no cabe duda que el uso del Nombre de Dominio ha tenido como objetivo claro daar la reputacin de la Demandante, por medio del desvo de usuarios de Internet del sitio web corporativo de aqulla sirvindose de la lgica confusin derivada del uso de un nombre de dominio literalmente basado en la denominacin “PROMOTORAUNO” conducindolos a una pgina web de carcter crtico. Precisamente, dicho uso puede considerarse como una actuacin de mala fe en el sentido de la Poltica, si bien con carcter sui generis.

En efecto, la falta de un inters legtimo combinada con el dao a la Demandante derivado de la prdida de visitantes de su pgina web corporativa y la propagacin de unos contenidos crticos como consecuencia del uso del Nombre de Dominio, debe considerarse como un uso de mala fe. En este sentido, la decisin en el Caso OMPI N D2001-0570, Fadesa Inmobiliaria, S.A. c. Flemming Madsen, estableci: “Usespecifically made for the purpose of damaging or tarnishing the reputation of the company who owns the trademark and who is commonly known to the sectors of interest by the name in dispute and thus natural owner of the domain name must certainly be considered to be illegitimate use and use in bad faith.”. Esta consideracin ha sido confirmada en numerosas decisiones adoptadas en el marco de la Poltica (Caso OMPI N D2001-1018, Bett Colmes Limited and Bett Brothers PLC c. Hill McFadyen; Caso OMPI N D2001-1318, British Nuclear Fuels, PLC c. Greenpeace International; Caso OMPI N D2002-0776, Triodos Bank NV c. Ashley Dobbs; Caso OMPI N D2003-0038, Kirkbi AG c. Michele Dinoia; Caso OMPI N D2004-0032, Hollenbeck Youth Center, Inc. c. Stephen Rowland; Caso OMPI D2004-0175, Justice for Children c. RNeetso/Robert W. O’Steen; o Caso OMPI N D2004-0786, Tecnologa de la Construccin, S.A. (TECONSA) c. Asociacin de Tcnicas de Construccin Sa).

De este modo, este Experto considera que la Demandante ha acreditado suficientemente la mala fe del Demandado respecto al uso del Nombre de Dominio.

De acuerdo con todo lo indicado, no cabe sino concluir que el Demandado registr y ha utilizado el Nombre de Dominio de mala fe, por lo que concurre la tercera de las condiciones previstas por el prrafo4(a) de la Poltica.

 

8. Decisin

Por las razones expuestas, en conformidad con los prrafos 4(i) de la Poltica y 15 del Reglamento, el Grupo de Expertos ordena que el nombre de dominio, <promotorauno.net> sea transferido a la Demandante.


Albert Agustinoy Guilayn
Experto nico

Fecha: 1deagostode2005

 

: https://internet-law.ru/intlaw/udrp/2005/d2005-0558.html

 

:

 


 

:

:





!

, , .

, .