'  '












 'BugTraq:   '





:

:


 

Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI

 

DECISIN DEL PANEL ADMINISTRATIVO

Tv Azteca, S.A. de C.V. v. Eduardo Martnez Trigueros

Caso No. DTV2005-0003

 

1. Las Partes

El Demandante es Tv Azteca, S.A. de C.V., una empresa constituida de conformidad con las leyes mexicanas que tiene su domicilio social en el Distrito Federal, Mxico, siendo representado por Arochi, Marroqun & Lindner, S.C., del Distrito Federal, Mxico.

El Demandado es Eduardo Martnez Trigueros, con domicilio en el Distrito Federal, Mxico.

 

2. El Nombre de Dominio y el Registrador

El nombre de dominio <tvazteca.tv> que constituye el objeto de la presente controversia, se encuentra registrado con .tv Corporation International.

 

3. Historia Procesal

La Demanda se present va electrnica ante el Centro de Arbitraje y Mediacin de la OMPI (el “Centro”) el3dejuniode2005 y en forma impresa el7dejuniode2005. El6dejuniode2005, mediante correo electrnico, el Centro remiti a .tv Corporation International una solicitud de verificacin registral en relacin con el nombre de dominio en cuestin. El 8dejuniode2005, .tv Corporation International remiti al Centro por la misma va, su respuesta confirmando que el Demandado es la persona que figura como registrante y proporcionando a su vez los datos del contacto administrativo, tcnico y de facturacin. El Centro verific que la Demanda cumpliera los requisitos formales de la Poltica Uniforme de Solucin de Controversias en Materia de Nombres de Dominio (la “Poltica”), el Reglamento de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (el “Reglamento”), y el Reglamento Adicional de la Poltica uniforme de solucin de controversias en materia de nombres de dominio (el “Reglamento Adicional”).

De conformidad con los prrafos 2.a) y 4.a) del Reglamento, el Centro emplaz formalmente al Demandado, dando comienzo al procedimiento el21dejuniode2005. Atento a lo dispuesto por el prrafo 5.a) del Reglamento, el plazo para contestar la Demanda se fij para el11dejuliode2005. El Demandado no contest a la Demanda y, por tanto, el12dejuliode2005, el Centro le notific su falta de personacin y la consiguiente continuacin del procedimiento en contumacia.

El Centro nombr a Reynaldo Urtiaga Escobar como miembro nico del Panel Administrativo el da15dejuliode2005, al haber previamente recibido su Declaracin de Aceptacin y de Imparcialidad e Independencia en conformidad con el prrafo 7 del Reglamento. El Panelista nico considera que su nombramiento se ajusta a las normas del procedimiento.

Habindose turnado el expediente respectivo al Panelista nico suscrito, con fecha 15dejuliode2005, el apoderado del Demandante mediante comunicacin electrnica, dirigi al Centro y a este Panelista, -marcndole copia al Demandado-, un mensaje en el que daba cuenta de una llamada telefnica que recibi durante ese da, en la que una persona de nombre Ernesto Meade identificndose como abogado del Demandado le solicit la transferencia del dominio en controversia a cambio de la cantidad de $200,000 (doscientos mil pesos mexicanos). Para acreditar lo anterior, el apoderado del Demandante acompa a su mensaje dos archivos de texto, el primero conteniendo la ampliacin a su Demanda en la que aade una causal de mala fe justificada por la oferta de venta del nombre de dominio y el segundo una transcripcin de la conversacin telefnica de mrito, cuyo contenido tambin consigna por medio de un archivo electrnico de audio.

En vista de lo anterior, con fecha19dejuliode2005, el Centro acus recibo del mensaje electrnico y anexos sealados en el prrafo que antecede, al tiempo que requiri al apoderado del Demandante para que presentase ante el Centro dos ejemplares con firma autgrafa de su escrito de ampliacin de Demanda y corriera traslado del mismo al Demandado, mismo requerimiento al que el Demandante dio debido cumplimiento.

Por lo que se refiere al idioma del procedimiento administrativo en que se acta y la presente Decisin, conviene precisar que no obstante el contrato de registro del nombre de dominio en disputa est redactado en idioma ingls y por ende, si bien es cierto que el prrafo 11(a) del Reglamento establece en principio que el idioma del procedimiento ser el del contrato de registro del nombre de dominio, tambin lo es que la propia disposicin en cita faculta al Panel Administrativo a considerar la pertinencia de utilizar un idioma distinto al del contrato de registro atendiendo a las circunstancias particulares del caso concreto. Ahora bien, toda vez que el apoderado de la parte Demandante al momento de presentar su Demanda en espaol solicit que el procedimiento se substanciara en ese mismo idioma aduciendo que el domicilio registrado del Demandado se encuentra en Mxico y que el nombre de este corresponde presumiblemente a una persona de nacionalidad mexicana, al igual que el Demandante, as como que todas las pruebas documentales en su poder constan en idioma espaol, el Panelista nico estima fundada la peticin del Demandante y en consecuencia determina emitir su decisin en idioma espaol.

 

4. Antecedentes fcticos

El Demandante es concesionario de servicios de difusin de seales de televisin abierta en territorio mexicano. Constituye un hecho notorio el que el Demandante conforma una de las dos principales cadenas nacionales de televisin en Mxico y que mantiene adems otras lneas de negocios vinculados con las telecomunicaciones, el deporte, el entretenimiento e inclusive actividades de carcter altruista a travs de una fundacin creada ex profeso para tales fines.

Para identificar sus servicios, as como los programas que comercializa tanto en Mxico como el extranjero, el Demandante ha venido usando ininterrumpidamente desde 1992 la marca”TV AZTECA”, respecto de cuya denominacin es titular en Mxico de 25registros en diversas clases, todos ellos vigentes, segn se desprende del anlisis de las constancias certificadas por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial que obran en el expediente.

En atencin a su extendida presencia a lo largo y ancho de la Repblica Mexicana mediante sus emisiones televisivas, as como de sus campaas publicitarias tambin de alcance nacional, es inconcuso que la marca “TV AZTECA” goza de un amplio reconocimiento por parte del pblico mexicano en general.

Por su parte, el Demandado registr el nombre de dominio en litigio con fecha 23dediciembrede2000, mismo que actualmente se encuentra inactivo.

Luego de haberse percatado del registro del nombre de dominio en disputa por parte del Demandado y considerar que dicho acto infringa los derechos sobre su marca “TVAZTECA”, el Demandante dirigi va correo electrnico al Demandado un par de comunicaciones escritas a efecto de que este ltimo se abstuviera de seguir ocupando el dominio <tvazteca.tv> y realizara la transferencia inmediata del mismo en favor del Demandante. Al no recibir contestacin alguna a sus misivas, el Demandante procedi a incoar el procedimiento administrativo en que se acta.

 

5. Alegaciones de las Partes

A. Demandante

Las manifestaciones de hecho y argumentos lgico-jurdicos en que el Demandante apoya la procedencia de su accin de transferencia de nombre de dominio intentada, son los siguientes:

i. No hace falta un complicado anlisis cuando salta a la vista la confusin existente entre el dominio <tvazteca.tv> y la marca registrada “TV AZTECA”;

ii. La marca “TV AZTECA” es notoriamente conocida por el pblico mexicano desde 1993, es decir siete aos antes de la fecha de registro del dominio <tvazteca.tv>;

iii. A diferencia de otros pases, en el mercado mexicano slo se conocen dos cadenas de televisin nacionales que operan bajo las marcas Televisa y Tv Azteca, lo que incrementa el nivel de reconocimiento de esta ltima por parte del pblico, al tratarse la televisin del medio de comunicacin masivo por excelencia;

iv. Al haber permanecido inactivo desde su fecha de registro, el nombre de dominio no ha sido utilizado para un uso legtimo y leal o no comercial;

v. De acuerdo con la informacin disponible y despus de haber realizado una investigacin razonable, no se encontr que el Demandado sea conocido corrientemente por el nombre de dominio en litigio ni que haya adquirido derechos de marcas de productos o servicios con el signo distintivo “TV AZTECA”;

vi. El Demandado obr de mal fe al haber registrado como nombre de dominio una marca notoriamente conocida en Mxico y no una palabra de uso comn y corriente en los mbitos empresarial, profesional o acadmico;

vii. Constituye prueba plena e irrefutable del conocimiento que el Demandado tena de la marca del Demandante, y por tanto de su mala fe, el haber registrado la denominacin “tvazteca” en un dominio de nivel superior aplicable al cdigo de pas <.tv>, ya que si bien este ltimo en principio corresponde a una pequea isla del Pacfico llamada Tuval, es bien sabido que dicho dominio de cdigo de pas es explotado por la empresa VeriSign para promover nombres de dominio relacionados con la industria de la televisin, en la cual el Demandante tiene un dominio preponderante en el mercado mexicano;

viii. Evidencia tambin la mala fe en el registro y uso del nombre de dominio en litigio, la falsedad en que incurri el Demandado al haber proporcionado datos incorrectos (nmero de telfono y denominacin de empresa “Aztecas”) e incompletos (domicilio) al registrar el nombre de dominio que nos ocupa;

ix. Atento a la falta de uso del nombre de dominio durante ms de cinco aos, as como a las coincidencias fcticas que rodean este caso con las del de Telstra v Marshmallows, Caso OMPI No. D2000-0003 y otros que le siguieron en condenar en circunstancias especficas el mantenimiento pasivo de nombres de dominio, el Panelista nico deber arribar a la misma conclusin que los Panelistas en tales casos y por tanto resolver que el dominio <tvazteca.tv> ha sido registrado por el Demandado de mala fe.

B. Demandado

El Demandado no contest a las alegaciones del Demandante oponiendo las excepciones y defensas que a su derecho conviniere.

 

6. Debate y conclusiones

Preliminar

Si bien mltiples Panelistas han reiterado que la falta de contestacin a una Demanda sustentada en la Poltica no se traduce automticamente en una decisin en favor del Demandante (como se refleja en el prrafo 4.6 del recin publicado WIPO Overview of WIPO Panel Views on Selected UDRP Questions), de igual forma se ha tenido por ajustado a derecho el aceptar como vlidas todas las alegaciones e inferencias aducidas por el Demandante, siempre y cuando el Panel Administrativo las estime razonables y fundadas. Ver Charles Jourdan Holding AG v. AAIM, Caso OMPI No. D2000-0403 (considerando apropiado que el Panel realizara inferencias negativas con motivo de la falta de contestacin de la demanda); y tambin Vertical Solutions Mgmt., Inc. v. webnet-marketing, Inc., Caso NAF No. 95095 (resolviendo que la omisin del Demandado en contestar la demanda faculta al Panel a tener por ciertas todas aquellas manifestaciones de hecho vertidas por el Demandante que se estimen razonables).

Por otra parte, con respecto a la admisin de las pruebas referidas en el antepenltimo prrafo del apartado 3 de esta Decisin, mismas que fueron ofrecidas con posterioridad a la remisin del expediente respectivo al Panelista nico por parte del Centro, as como del escrito de ampliacin de Demanda que se acompa a dichas probanzas, se precisa de las siguientes consideraciones.

De una correcta interpretacin teleolgico-gramatical del numeral 12 del Reglamento, a la luz de los principios de expeditez y sumariedad que caracterizan al procedimiento establecido en la Poltica, puede colegirse sin mayor dificultad que es facultad exclusiva del Panel Administrativo solicitar discrecionalmente a cualquiera de las partes, -luego de analizar el contenido de sus escritos de demanda y contestacin-, la presentacin de aclaraciones, pruebas o documentos que estime necesarios para mejor proveer. En este sentido, la ingente mayora de los Panelistas nombrados al amparo de la Poltica ha considerado que no cabe ninguna duda en que ni la Poltica ni el Reglamento confiere a las partes el derecho de esgrimir argumentos o alegatos adicionales u ofrecer pruebas, -incluyendo aquellas que alguna de las partes motu proprio califique como supervenientes-, cuando se produzcan con posterioridad a la presentacin de sus escritos de demanda y contestacin. Vase Creo Products Inc. v. Website in Development, Caso OMPI No. D2000-1490 (manifestndose en contra de que las partes presenten alegaciones o documentales suplementarias que no les hubiesen sido expresamente requeridas por el Panel Administrativo); en el mismo sentido Viacom Internacional Inc. and MTV Networks Europe v. Rattan Singh Mahon, Caso OMPI No. D2000-1440; Documents Technologies, Inc. v. Internacional Electronic Communications Inc., Caso OMPI No. D2000-0270; Goldline International, Inc. v. Gold Line, Caso OMPI No. D2000-1151; y Arthur Guinness Son & Co. (Dublin) Limited v. Dejan Macesic, Caso OMPI No. D2000-1698.

No obstante, sin desconocer que en un reducido nmero de ocasiones y atendiendo a determinadas circunstancias excepcionales de cada caso concreto, algunos Panelistas, en ejercicio de su potestad discrecional han admitido y valorado o admitido y desestimado en cuanto a su alcance y valor probatorio, distintas especies de documentales exhibidas por alguna o ambas partes sin que hubiese mediado requerimiento previo por parte de aqullos, el Panelista nico suscrito estima que en la especie, no se justifica la admisin y correspondiente valoracin de los documentos ofrecidos por el Demandante con posterioridad a la presentacin de su libelo de Demanda por las razones que se expresan a continuacin.

En el sistema procesal mexicano, -al que deviene oportuno referirse vista la nacionalidad y domicilio de las partes, as como el contenido del derecho y lugar de uso de las marcas en que se funda la Demanda-, es de explorado derecho que una grabacin digital puramente auditiva representando el contenido de una conversacin telefnica, sin acompaarse de otro medio de prueba que permita perfeccionarlo (como la ratificacin expresa o tcita ante autoridad judicial o fedatario pblico, la testimonial de personas que hayan participado o un dictamen pericial de anlisis de voz fontica forense) no constituye un medio de prueba idneo o eficaz para producir conviccin en el nimo del juzgador o en este caso panelista, sobre la veracidad de su contenido, aun cuando esto ltimo no se hubiera objetado por la contraparte.

A mayor abundamiento, el Panelista nico hace notar que las documentales arriba referidas no acreditan que en efecto el licenciado Ernesto Meade sea el legtimo representante del Demandado, toda vez que la ostentacin que con tal carcter se le atribuye no figura en el texto de la grabacin ni mucho menos se da cuenta de la forma en que tal representacin hubiese sido conferida.

Por los motivos anteriormente apuntados y en ejercicio de la facultad discrecional que me confiere el prrafo 12 del Reglamento, este Panelista determina desechar y por tanto no asignar valor probatorio alguno, -ni siquiera al adminicularse con otros medios de prueba-, a las documentales ofrecidas por la parte Demandante con posterioridad a la presentacin de su Demanda y en consecuencia, se procede a dictar la presente decisin exclusivamente sobre la base del escrito de Demanda y las probanzas que a ella se adjuntaron, mismas que fueron desahogadas conforme a su propia y especial naturaleza. En el mismo supuesto ver Mazda Motor Corporation v. Interclan Soluciones en Internet, S.A. de C.V./Vctor Len Llamas Torija, Caso OMPI No. DMX2005-0003 (donde igualmente se ofreci como medio de prueba una grabacin conteniendo cierta conversacin telefnica con la Demandada, a la que en ltima instancia no le fue atribuida ninguna relevancia en el anlisis y determinacin del requisito de mala fe).

General

De conformidad con lo prevenido por el prrafo 4(a) de la Poltica, para prevalecer en su accin de transferencia o cancelacin de registro de nombre de dominio, el Demandante tiene la carga de la prueba respecto a cada uno de los extremos siguientes:

i) El nombre de dominio es idntico o similar en grado de confusin con respecto a una marca de productos o servicios sobre la que el Demandante tiene derechos; y

ii) El Demandado no tiene derechos o intereses legtimos en relacin con el nombre de dominio; y

iii) El nombre de dominio ha sido registrado y est siendo usado de mala fe

A. Identidad o similitud hasta el punto de causar confusin

Como ha quedado sentado desde Nicole Kidman v John Zuccarini, d/b/a Cupcake Party, Caso OMPI No. D2000-1415, el quid en este tipo de anlisis no es determinar si existe la posibilidad de que se presente la confusin en la forma que acontece en el campo de las marcas (esto es, confusin en cuanto al origen comercial de los productos o servicios, causada por el nombre de dominio y su uso en relacin con un portal de Internet) sino dilucidar si el nombre de dominio per se, se confunde lo suficiente con la marca del Demandante como para justificar la procedencia de una accin bajo la Poltica.

En el caso que nos ocupa, de su simple apreciacin se hace evidente que el nombre de dominio <tvazteca.tv> se conforma total y exclusivamente por la marca “TV AZTECA” que sirve de base a la accin incoada por el Demandante.

Cabe apuntar que la jurisprudencia en la materia ha definida y consistentemente establecido que la presencia de dominios (sean de nivel superior genricos como <.com> o relativos a cdigos de pases como en la especie el <.tv>1) al obedecer su existencia a razones tcnicas y ser incapaces de identificar a un determinado comerciante como la fuente de los productos o servicios, no constituyen elementos trascendentes jurdicamente para desestimar la confusin entre una marca y un nombre de dominio. En este orden de ideas se ha reiterado tambin que debido a que los nombres de dominio tcnicamente no distinguen entre caracteres escritos en maysculas o minsculas, la presencia de dicha inigualdad entre el nombre de dominio y la marca tal y como fue concedida o se usa en el mercado, no resulta relevante para los fines de un anlisis de confusin bajo la Poltica. Vanse por ejemplo: Busy Body, Inc. v. Fitness Outlet Inc., Caso OMPI No. D2000-0127 (resolviendo que <efitnesswarehouse.com> causaba confusin con la marca FITNESS WAREHOUSE no obstante la presencia del sufijo <.com>; Infinity Broadcasting Corp. v. Quality Services, Inc., Caso OMPI No. D2000-0361 (considerando que <wpgc.com> era idntico a la marca WPGC propiedad del demandante); Ford Motor Company v. Grupo Cibermundo Consultores, SA de CV/Marco Bentez Arteche, Caso OMPI No. DMX2004-0006 (encontrando <mercury.com.mx> idntico a la marca MERCURY) y Toyota Jidosha Kabushiki Kaisha d/b/a Toyota Motor Corporation; Toyota Motor Sales, U.S.A., Inc. and Toyota Motor Sales De Mexico, S. De R.L. de C.V. v. Salvador Cobian, Caso OMPI No. DMX2001-0006 (ordenando la transferencia de <toyota.com.mx> al titular de la marca TOYOTA por haberse el demandado apropiado indebidamente de dicha marca “tal como es”).

En el mismo sentido la tendencia de los Panelistas designados bajo la Poltica ha sido ignorar la existencia de signos de puntuacin tales como guiones o apstrofes, as como la supresin de espacios entre palabras. Ver v.g. InfoSpace .com, Inc. v. Tenenbaum Ofer, Caso OMPI D2000-0075; Stella D’Oro Biscuit Co., Inc. v. The Patron Group, Inc., Caso OMPI No. D2000-0012; Servicios Administrativos Industriales, S.A. de C.V. (SAISA) v. Grupo Bremse, Caso OMPI No. DMX2004-0003; y Newman/Haas Racing v. Virtual Agents, Inc., Caso OMPI No. D2000-1688.

Por todo lo antes expuesto se resuelve que el nombre de dominio <tvazteca.tv> es lisa y llanamente idntico visualmente por lo que se refiere a su impresin general, as como en cuanto a su apreciacin fontica y percepcin desde el punto de vista comercial, con la marca “TV AZTECA” de que el Demandante se vale para justificar la procedencia de su accin, misma conclusin que se refuerza al considerar el amplio reconocimiento de que goza la marca “TV AZTECA” en Mxico, lo que aumenta exponencialmente la posibilidad de confusin o asociacin entre los dos signos distintivos por parte de los visitantes del sitio <tvazteca.tv>.

En virtud de lo anterior se tiene por acreditado el requisito contenido en el prrafo4(a)(i) de la Poltica.

B. Derechos o intereses legtimos

Con relacin a este elemento, el Demandante manifiesta que el Demandado carece de derechos o intereses legtimos en el nombre de dominio objeto de la presente controversia toda vez que desde su fecha de registro, el Demandado no ha dado ningn uso al nombre de dominio y por tanto no puede considerarse tal mantenimiento pasivo como un uso legtimo y leal o no comercial del mismo en el sentido del prrafo4(c)(iii) de la Poltica. Asimismo, el Demandante afirma no tener conocimiento de que el Demandado sea conocido corrientemente bajo la denominacin “tvazteca.tv”.

De lo anterior puede inferirse que al no haberle sido transmitida, licenciada o autorizada facultad alguna respecto a los registros marcarios de que es titular el Demandante, el Demandado no est legitimado para usar la marca “TV AZTECA” como parte del nombre de dominio que registr y ha venido detentando.

En virtud de lo anterior y de conformidad con un gran nmero de Decisiones producidas bajo la Poltica, el Panelista est convencido de que el Demandante ha demostrado prima facie el segundo factor del prrafo 4(a) del ordenamiento en cita, revirtiendo con ello la carga de la prueba al Demandado. Ver Anti Flirt S.A. and Mr. Jacques Amsellem v. WCVC, Caso OMPI No.D2000-1553 e Intocast AG v. Lee Daeyoon, Caso OMPI No. D2000-1467.

En estas circunstancias, el Panelista juzga procedente considerar la falta de contestacin a la Demanda como indicio suficiente para presumir que el Demandado est desprovisto de derecho o inters legtimo alguno en relacin con el nombre de dominio en disputa. Vanse Pavillion Agency, Inc., Cliff Greenhouse and Keith Greenhouse v. Greenhouse Agency Ltd., and Glenn Greenhouse, Caso OMPI No. D2000-1221 (resolviendo que la ausencia de contestacin a la demanda por parte del demandado puede ser interpretada como una admisin de su parte respecto a su carencia de inters legtimo en el nombre de dominio); Canadian Imperial Bank of Commerce v. D3M Virtual Identity Inc., Caso eResolution No. AF-0336 (determinando falta de derechos o inters legtimo cuando ninguno de estos le resultaba al Panel aparente a primera vista y el demandado no se hubiere apersonado en el procedimiento para alegar algn derecho o inters legtimo que estimase en su favor).

En suma, del anlisis de los medios de prueba y argumentos legales presentados por el Demandante, no se advierte en forma evidente por el Panelista que alguna de las defensas contenidas en el prrafo 4(c) de la Poltica resulte aplicable, demostrable o incluso argumentable por el Demandado en el caso concreto.

Por consiguiente se determina que el Demandante ha justificado suficientemente el estndar requerido en el prrafo 4(a)(ii) de la Poltica.

C. Registro y Uso del Nombre de Dominio de Mala Fe

El Demandante ha ofrecido elementos de prueba que al no ser objetados por el Demandado, fueron valorados por el Panelista en el sentido de conferirles fictamente valor probatorio bastante para tener por acreditado el hecho de que el nombre de dominio ha permanecido inane desde su registro.

En este tenor, el Panelista considera que atento al domicilio y probable nacionalidad del Demandado por un lado, y a la presencia y promocin de la marca del Demandante en el mercado con al menos siete aos de antelacin a la fecha de registro del nombre de dominio en disputa por el otro, es innegable que el Demandado ha tenido todo el tiempo conocimiento de la existencia de la marca del Demandante y por tanto inconcebible que haya registrado el nombre de dominio en controversia para otro propsito que aprovecharse indebidamente del prestigio y reconocimiento de la marca del Demandante al desviar la atencin de los internautas que pretendiesen visitar el portal del Demandante, a su propio sitio web, habiendo propiciado la confusin de dichos usuarios respecto del origen, patrocinio, afiliacin o aprobacin del sitio por parte del Demandante, configurndose as la circunstancia descrita en el prrafo 4(b)(iv) de la Poltica. Ver Socit des Produits Nestl SA v. Telmex Management Services, CasoOMPI No. D2002-0070.

Aunado a lo anterior, el Panelista estima que la conducta del Demandado se traduce en mala fe de su parte a la luz del prrafo 4(b)(iii) de la Poltica por lo que hace al registro y uso del nombre de dominio controvertido, ya que resulta inevitable concluir que “el Demandado compite con el Demandante por la atencin de usuarios de Internet que espera atraer a su portal”. Ver Dixons Group Plc v. Mr.Abu Abdullah, Caso OMPI No.D2000-1406.

No obstante la aplicacin de cualquiera de las causales arriba apuntadas resulta suficiente bajo la Poltica para tener por acreditada la mala fe por parte del Demandado, por exhaustividad y atendiendo a los argumentos del Demandante, el suscrito se adhiere al criterio establecido por un gran nmero de colegas Panelistas en el sentido de que en determinadas circunstancias, la tenencia pasiva de un nombre de dominio es indicativa de mala fe en su uso. Ver Telstra Corporation Limited v. Nuclear Marshmallows, Caso OMPI No. D2000-0003, as como la opinin consensuada que identifica el arriba citado WIPO Overview of WIPO Panel Views on Selected UDRP Questions en su prrafo3.2.

En el caso que nos ocupa, este Panelista determina que las siguientes circunstancias, valoradas en su conjunto, acreditan presuntivamente la mala fe por parte del Demandado en el uso del nombre de dominio en conflicto:

(i) Es incuestionable que el signo distintivo “TV AZTECA”, al ser conocido por la mayora del pblico consumidor, constituye el tipo de marca susceptible de ser declarada o reputada famosa en Mxico de conformidad con lo dispuesto por la ley en la materia, y por consiguiente, se antoja improbable su desconocimiento por parte del Demandado al momento del registro del nombre de dominio en disputa;

(ii) La inutilizacin del nombre de dominio para un fin legtimo, que ha de interpretarse como un total desinters por parte de su registrante en “conducirse respecto del derecho posedo, como titular del mismo por nombre y cuenta propia, ejecutando actos de dominio para usar, disponer y disfrutar para s, de los beneficios que proporciona el goce exclusivo de su derecho”2, por ejemplo ostentndose con dicho carcter dentro de un portal de Internet y defendiendo sus derechos en este procedimiento;

(iii) El ocultamiento de la verdadera identidad del Demandado, habiendo proporcionado una denominacin social incompleta, falsa o inexistente, circunstancia que por s misma ha bastado en otros casos para tener por acreditada la mala fe en el registro y uso de un nombre de dominio. Ver Consitex S.A., Lanificio Ermenegildo Zegna & Figli S.p.A., Ermenegildo Zegna Corporation v. LionHeart Securities Corp., Caso OMPI No. D2003-0285; y Countrywide Financial Corporation, Inc. and Countrywide Home Loans, Inc. v. Marc Bohleren, Caso OMPI No. D2005-0248;

(iv) La provisin de datos de contacto incompletos o falsos relativos a su domicilio y nmero de telfono, conducta que por s sola ha sido considerada suficiente para determinar la mala fe en el registro y uso de un nombre de dominio. Ver Quixtar Investments, Inc. v. Scott A. Smithberger and QUIXTAR-IBO, Caso OMPI No. D2000-0138; Oakley, Inc. v. Kenneth Watson, Caso OMPI No. D2000-1658; y Jafra Cosmetics, S.A. de C.V. and Jafra Cosmetics International, S.A. de C.V. v. ActiveVector, Caso OMPI No. D2005-0250;

(v) Tomando en cuenta lo anterior, no es posible concebir un uso futuro del nombre de dominio que resultare legtimo y no infringiere los derechos de marca del Demandante al tiempo de evitar producir un engao a los consumidores.

La determinacin de mala fe en el registro y uso del nombre de dominio en litigio se robustece en el caso que nos ocupa, al deducirse del conjunto de las pruebas y consideraciones jurdicas presentadas que el Demandado registr y ha venido ocupando indebidamente el nombre de dominio objeto de esta controversia “con el propsito (expreso) de causar confusin con el Demandante y con el fin de beneficiarse de tal confusin”. Sydney Markets Limited v. Nick Rakis trading as Shell Information Systems, Caso OMPI No. D2001-0932, publicado en “Collection of WIPO Domain Name Panel Decisions”, editado por Eun-Joo Min y Mathias Lilleengen, Kluwer Law International, La Haya, Holanda, 2004, pg. 264.

De lo anterior se colige que la exigencia requerida en el prrafo4(a)(iii) de la Poltica ha sido satisfecha sobradamente en el caso concreto.

 

7. Decisin

En mrito de todo lo expuesto y fundado anteriormente, este Panel concluye que el Demandante ha acreditado los extremos de la accin que promovi y en consecuencia, de conformidad con lo preceptuado por los prrafos4.i) de la Poltica y 15 del Reglamento, se ordena que el nombre de dominio <tvazteca.tv> sea transferido al Demandante.


Reynaldo Urtiaga Escobar
Panelista nico

3 de agosto de 2005


1 Aunque es cierto que este dominio contina siendo formalmente un cdigo de pas correspondiente a la isla del Pacfico Sur llamada “Tuval”, a partir de su licenciamiento al Registrador actual (ver “Domain Name Law and Practice”, editado por Torsten Bettinger, Oxford University Press, Londres, Inglaterra, 2005, pgs. 38-39.), en la prctica opera como un dominio genrico de nivel superior (gTLD) virtualmente cerrado, orientado a empresas en la industria de la televisin.

2 Ntese la diferencia existente en Derecho Mexicano entre posesin y tenencia o mera detentacin que apunta el profesor Ignacio Galindo Garfias en su obra “Derechos Reales y Sucesiones”, Editorial Porra, Segunda Edicin, Mxico, 2004, pgs. 107-108.

 

: https://internet-law.ru/intlaw/udrp/2005/dtv2005-0003.html

 

:

 


 

:

:





!

, , .

, .